Thursday, Jul. 18, 2019

Gestión de contactos en LinkedIn

Escrito por:

|

08/04/2013


Categorías:

Etiquetas: , ,

Gestión de contactos en LinkedIn

LinkedInSupongo que daría para un grueso manual colocar uno detrás de otro la sarta de consejos que se podrían aplicar para gestionar los contactos en las redes sociales en Internet. Hace poco se lanzaba a través de la lista de correo de Aprendices una pregunta sobre cómo organizamos esta actividad. En concreto se refería a LinkedIn pero luego se extendió al resto de las redes sociales.

Es curioso. Estamos hablando de cómo gestionar el exceso. La lógica de más y más parece haber ganado la partida. Nada de austeridad sino que los contactos, si eres persona activa en Internet y ¿fuera de ella?, no dejan de crecer. Día a día van llegando solicitudes de gente que quiere formar parte de tu red de contactos. Así que no queda sino “clasificarlos” para decidir qué hacer en cada caso.

Pablo Garaizar, por ejemplo, nos los clasificaba en cinco bloques. En los dos primeros los aceptaba. En su caso tenían que ver con que se movieran en su entorno profesional concreto o que tuvieran aval de una fuerte conexión a través de contactos comunes. Después, otros dos grupos para no aceptarlos. Uno en el que que quedaban en el congelador hasta disponer de más datos y otro para denegar claramente si veía afán spameador o si la petición provenía de alguien con miles de contactos. Finalmente, un grupo para dejar a la espera al resto que no encajaran en ninguno de los otros apartados. Pedro Alberto González, de la Agencia Vasca de Protección de Datos, tenía una política (personal, nada que ver con una postura oficial de la Agencia) aún más elaborada que incluía un tratamiento diferenciado en las tres redes sociales principales que usa: LinkedIn, Twitter y Facebook.

Ha habido más personas que hemos dado nuestra opinión. Alberto Ortiz de Zárate es más permisivo y utiliza intensivamente LinkedIn. Por mi parte, soy bastante más carca ya que en general solo acepto a quienes conozco o a quienes se dirigen a mí con un mensaje de introducción en donde explican por qué quieren hacer ese contacto.

Ya veis que el asunto es cómo discriminar, cómo decir que no… si es que debemos decirlo. La cantidad de contactos, en el caso de LinkedIn, parecería ser potencialmente un recurso útil. Así que la tentación del aceptar “por si acaso” está ahí ya que quizá en algún momento te pueda venir bien ese contacto. Eso sí, los contactos de primer nivel pueden empezar a ser un saco sin fondo donde haría falta discriminar. Algunos lo son y otros no.

En todo esto entra de lleno en juego la teoría de las redes de mundos pequeños y lo que se deduce del experimento de Stanley Milgram respecto a los seis grados de separación. Lo que importa quizá no es tanto en este caso la topología de la red que montamos sino cómo la utilizamos. A más cantidad menos atención. A menos cantidad más lazo fuerte. La lógica nos conduce a manejar ambos vectores: el lazo fuerte y el lazo débil. Pero, claro, que todo eso acabe en contacto de primer nivel parece no tener sentido. Por eso, si queremos sacarle partido, deberíamos aplicar más filtros y categorizar con más detalle, al estilo de como propone Google+ con sus círculos. Pero, ojo, que esto es trabajo. Requiere dedicación.

En fin, solo lo dejo como apunte porque es todo un mundo. Y supongo que cada cual tiene su criterio a la hora de qué acepta y qué no, y cómo usa por ejemplo LinkedIn según el tipo de trabajo que lleva a cabo. Me parece que hay muchos manuales por escribir y que ninguno acertará el pleno al quince 😉

Share This Article

Related News

La religión de los datos: 10 citas de Yuval Noah Harari en Homo Deus
Vehículos autónomos y dilemas morales
Las dosis justas de orden y desorden

Sobre el autor

Julen

De la margen izquierda de la ría, en el Gran Bilbao. Estudié psicología y siempre me he movido alrededor de las empresas y las organizaciones en general. Con una pasión confesa: la bici de montaña.

(6) comentarios

  1. Goyo del Sol
    08/04/2013 at 06:20

    Sois unos divos :P , creo que sólo Alberto escribió sobre la otra cara, a quién pedir ser contactos, y eso también es "Administración de Contactos en Linkedin",¿o no? ;-)

    Yo acepto la relación con cualquiera que la solicite, pero a mi vez sólo la solícito si conozco a la persona o hemos intercambiado información previamente.

    • Julen
      09/04/2013 at 06:21

      Tú aceptas "la relación con cualquiera que la solicite"... pues espero que no se descontextualice este estupendo titular jajajaja

      • Mak
        12/04/2013 at 14:45

        Pensaba que había respondido a esto con un "Uppsssssssss" :P

  2. alorza
    08/04/2013 at 08:19

    Para mí, la verdadera actividad de LinkedIn está en los grupos de trabajo. En mi caso, cuantos más contactos, mejor y por eso no sólo acepto, sino que pido. Ahora bien, los grupos exigen cierta atención -ahí sí que es necesario seleccionar.

    • Julen
      09/04/2013 at 06:21

      Pues sí, al final si quieres sacarle partido, hay que dedicarle. Volvemos a lo de (casi) siempre ;-)

  3. Maria Laura
    12/04/2013 at 00:55

    http://www.linkedin.com/groups/Aumenta-tus-contactos-4906432?trk=myg_ugrp_ovr

¿Quieres comentar?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies