Monday, Jul. 16, 2018

Etapa 13: Santa María del Páramo-León

Escrito por:

|

05/04/2013


Categorías:

Etapa 13: Santa María del Páramo-León

Flecha amarillaOtra tarde de lluvia. La ventana de la habitación daba a la estación de autobuses de Santa María del Páramo. En sus andenes unas pocas personas parecían dejar pasar el tiempo a la espera de emprender viaje. La Wikipedia me decía del pueblo que no tenía gran interés cultural o patrimonial. Eso sí, un spa urbano que es el más grande la provincia y que la gente del hotel me recomendaba con insistencia. En Santa María del Páramo. Pero llovía y llovía mientras la pereza me ganaba la partida por goleada. Y en el hotelito me quedé.

Creo que han sido de lo más amable que he encontrado en toda la ruta. Quienes atendían en el hotel, preguntando sin agobiar si estaba bien, si quería algo más, si me había gustado la comida, si tenia ganas ya de terminar. Siempre me pasa que sí, que tengo ganas de acabar, de llegar a casa. El viaje también sirve para reconectarte más con lo que tienes cerca y para apreciarlo en lo que vale. Quedaban solo algo menos de cuarenta kilómetros para completar los 1.035 que nos hemos ventilado en la ruta. A por ellos.

Desayuno sin prisas echando de menos las tostadas con aceite y tomate del sur. El norte las va alejando y este momento del día, que tanto me gusta, va perdiendo encanto. Hablamos del día hermoso que ha salido, raso raso. Así que fuera hace un frío que pela. Un grado bajo cero que tirita en abril hasta que no le dé el sol, como no podía ser de otra forma. Última vez para recoger todo, ubicarlo en la bolsa de viaje, colocar plásticos y la funda para proteger de la lluvia. Última vez en esta ruta #rssuave.

El trayecto hasta León lo he planificado por carreteras locales en vez de elegir la vía más directa. Tengo tiempo de sobra y mejor disfrutamos sin prisa de las últimas pedaladas. El sol todavía no calienta a las nueve de la mañana y el frío se va colando en las manos y en los pies. Viento en contra para celebrar el fin de fiesta por un páramo donde no hay protección que valga. Los primeros quince kilómetros son, cuando menos, curiosos.

Pero el día luce hermoso para terminar. Frio como podría pensarse del páramo leonés. Voy dejando atrás pequeños pueblos desiertos sin apenas darme cuenta de que León esta ahí mismo. Lo digo porque vivir a diez kilómetros de León y sentirte en pleno campo es una realidad. Claro que enseguida asoma un adosado aquí y otro allá. El progreso. ¿El progreso?

Ya en León me topo con las inequívocas flechas amarillas del Camino Francés que me conducen directamente a la catedral. Pedaleo despacio. No veo a ningún peregrino pero por ahí andarán. La ciudad se mueve al mismo ritmo que cualquier otro viernes por la mañana. Si acaso rostros ateridos de frío y viejecitos aplastados en sus bancos como lagartijas al sol. Hasta que el sol se escapa y deja paso a un suave aguanieve. Pequeñísimos copos que vuelan empujados por el viento.

Esto se acaba. Lo escribo desde León antes de coger el autobús para Bilbao. Pensando cuál será el siguiente viaje. El Hierro y La Gomera tienen muchos boletos pero ya habrá tiempo de decidirlo. Sigue cayendo aguanieve.

Distancia recorrida: 39,60 km. Tiempo sobre la bici: 2h 25min. Desnivel acumulado: 140 m.

Enlaces útiles:

Share This Article

Related News

Por los alrededores del Gorbea en MTB
La ruta noruega, más carretera que MTB
Próximo proyecto Rodamos Suave Suave: Noruega

Sobre el autor

Julen

De la margen izquierda de la ría, en el Gran Bilbao. Estudié psicología y siempre me he movido alrededor de las empresas y las organizaciones en general. Con una pasión confesa: la bici de montaña.

(4) comentarios

  1. Gorka Corres
    06/04/2013 at 08:43

    Hola Julen:

    Gracias por compartir la experiencia del camino y hacernos viajar con el blog!

    Saludos!

    Gorka

    • Julen
      06/04/2013 at 08:50

      Nada, Gorka. Encantado de que te pases por aquí y dejes tu comentario. Por mi parte, vendrán más viajes, eso seguro ;-)

  2. Ander Goñi
    09/04/2013 at 09:48

    Gracias por compartir la ruta con nosotros, yo ya he añadido un posible viaje al saco de proyectos que algún día, si se alinean unos cientos de planetas podré abordar ;-)

    El próximo mes de junio, tengo la intención de hacer parte del camino francés con mi hijo mayor, terminando en León. Me gustaría saber cómo has transportado la bici a Bilbao... ¿La has llevado en el propio autobús? (entiendo que se trata de la línea de ALSA), ¿Hay que realizar alguna gestión para meter un par de bicis en el bus?

    Ondo izan,
    AnderG

    • Julen
      10/04/2013 at 18:26

      Aupa, Ander.
      De León a Bilbao tienes bus de ALSA. Yo cada vez que meto la bici en el autobús me paso antes por una tienda de chinos, te compras unas bolsas de basura grandes y celo en cualquier tienda de chinos y a envolver la bici quitándole la rueda de delante. En principio así debe ser suficiente. En cada autobús suelen dejar meter 2 ó 3 bicis, por lo que si vais dos es mejor que hagas la reserva con antelación indicando que llevas bici (te cobran 10 euros más). Así no andas dependiendo de que tengas sitio para las bicis el día que vayas a viajar.
      Ánimo con el viaje, que esto engancha ;-)
      Saludos,
      Julen

¿Quieres comentar?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies