Thursday, Jul. 31, 2014

Empresas evaluadas por la ciudadanía

Empresas evaluadas por la ciudadanía

crowdMarkarina en su artículo La transparencia de las empresas evaluada por una aplicación recoge una información de la que ya había oído hablar hace unos días (no sé muy bien dónde, por cierto). Se trata de BizVizz, una app permite con una fotografía de un producto en un supermercado obtener información sobre la empresa. Como indica Javier Guardiola, podemos acceder a sus beneficios, subsidios, apoyos a partidos políticos, políticas de recursos humanos y también a compararla con otras empresas.

El momento actual parece exigir transparencia. Es muy posible que estemos asistiendo a una toma de poder real por parte de la ciudadanía sobre las empresas siempre y cuando podamos manejar información fiable. Y aquí está la madre del cordero: ¿cómo obtenemos esa información?, ¿quién la filtra?, ¿cómo se evalúa?, ¿son solo datos objetivos?, ¿esos datos son fiables?, ¿hay algún tipo de evaluación intermedia?

Pudiéramos pensar en someter a las empresas a una especie de evaluación global colectiva. Quizá cada día estemos más cerca de desintermediar este proceso. En la actualidad diferentes sistemas de evaluación y certificación viven de auditar empresas. Sea alrededor de su contabilidad, sus sistemas de calidad, la forma en que gestionan la prevención o cómo abordan la responsabilidad social corporativa, por poner los más habituales. También hay modelos como B-Corporation que buscan una certificación de acuerdo con legislación de Estados Unidos. Pero, ¿cómo interviene la ciudadanía en esos procesos? Me temo que se queda al margen.

Por encima, claro está, otean los buitres en este mercado de la certificación de empresas… y de lo que sea: las agencias de calificación de riesgos. Pero eso se nos sale de madre. ¿Cómo podríamos controlar de forma colectiva a esos monstruos calificadores? Da para una buena colección de posts, creo.

En general, pienso que el escrutinio público de las empresas es positivo. Y creo que cada vez va a ser más posible que montemos uno del cual nos podamos fiar. La iniciativa MECAMBIO, de la que ya hablamos aquí, no deja de ser otro intento. Claro que necesitamos muchas voces y aportar criterios. Y hay que hacerlo con mucho mimo porque el proceso de evaluación siempre va a estar expuesto a sesgos interesados. Pero, a fin de cuentas, si un Tripadvisor y sus miles de sistemas hermanos enfocados hacia hoteles y restaurantes ya han calado, ¿por qué no un sistema global colectivo de evaluación respecto a todas las empresas que nos prestan servicios?

Pues aquí dejo la idea: desintermediar en la evaluación de las empresas. Y no digo que fuera el único sistema. No quiero quitar el negocio a los AENOR de turno pero complementar esas certificaciones “técnicas” con una opinión ciudadana cualificada no estaría mal, ¿verdad?

Share This Article

Related News

The Start-up of You, tú eres tu producto, fin de trayecto
A la caza de tendencias alimentarias con The Food Mirror
Tú, yo y Facebook

Sobre el autor

Julen

De la margen izquierda de la ría, en el Gran Bilbao. Estudié psicología y siempre me he movido alrededor de las empresas y las organizaciones en general. Con una pasión confesa: la bici de montaña.