information of medicines

Sunday, Sep. 25, 2016

Inspiración

Escrito por:

|

16/12/2012


Categorías:

Etiquetas:

Inspiración

Color Your lifeDebe de estar ahí. No nos han presentado aunque creo conocerla. Juega al despiste y se recrea con una sonrisa pícara que nunca pierde. A veces intento mantener con ella una conversación más larga que me ayude a comprenderla, pero enseguida caigo en la cuenta de que no hay manera. Juguetea, se enreda, va y viene. Y cuando creías adivinar algo de ella, te da plantón con su eterna sonrisa.

Así que me he acostumbrado a no pedirle nada. Solo necesito dejar que el ritmo se acompase. Como si se tratara de una música cautivadora, acaba por llegar. No le pido grandes demostraciones. Tan solo que no se esconda del todo. Respeto su intimidad y comprendo su pereza. A fin de cuentas, nos hacemos compañía mutua cuando la melancolía nos ha ganado ya la partida.

No sé cómo se llama ni la forma en que llega por aquí. Incluso a veces no sé si es ella o si se trata solo de alguien que suplanta su personalidad. A veces me parecería que me embauca. Porque descubro por ahí escondida alguna emoción que me inyecta la duda: ¿de veras es ella? ¿Por qué parece tan extraña esta vez? Y sé que no puedo preguntar porque no tendré respuesta. Callo y juego a las apariencias. Prefiero pensar que es ella.

El viaje nos va dejando migas de conocimiento mutuo. Hay horas en las que ella parece más dispuesta. Pero nunca le exijo. El juego es así: es libre y por encima de todo eso es lo que debo respetar. Sé que no hay alternativa. Aunque a veces juego a provocarla con los dedos sobre las teclas. Empiezo por una sencilla frase. Corta, simple, humilde. Y ella entonces, no sé por qué, cae en la trampa. Viene y juguetea un rato. Solo un rato. Después se va. Y entonces me despido: “Hasta la próxima”. Siempre pensando si algún día morirá.

Share This Article

Related News

Lugares fetiche
Publicidad
Cuentos

Sobre el autor

Julen

De la margen izquierda de la ría, en el Gran Bilbao. Estudié psicología y siempre me he movido alrededor de las empresas y las organizaciones en general. Con una pasión confesa: la bici de montaña.

(5) comentarios

  1. Amalio Rey
    16/12/2012 at 10:17

    Yo, en cambio, soy de la vieja escuela: la exijo, la provoco, no respeto su intimidad, ni comprendo su pereza... incluso la trampeo todo lo que puedo y necesito. Ella pocas veces viene sola, tengo que "teclearla" hasta que se somete. No veo la manera de mantener con ella una relación más espontanea, porque la mía está muy mal acostumbrada, es vaga y rebelde. Claro, quizás eso explique que la mía no me regale textos tan buenos como los tuyos :-)

  2. Alberto Dotras  
    16/12/2012 at 12:27

    Pues a mi rara vez me pilla trabajando, por más que lo intento, y ya no sé si es porque no trabajo lo suficiente o porque simplemente no tengo remedio :-(

  3. Posaderos
    23/12/2012 at 11:19

    A nosotros nos llega cuando nos encontramos relajados observando ese maravilloso paisaje que nos rodea y embriaga, es sin duda alguna, una muy buen excusa!

  4. Pingback: El dulce zumbido de las ideas | enPalabras

  5. Pingback: El dulce zumbido de las ideas | IG

¿Quieres comentar?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies