Tuesday, Sep. 2, 2014

Empresa social, ¿estamos ante un oxímoron?

Escrito por:

|

07/11/2012


Categorías:

Etiquetas: ,

Empresa social, ¿estamos ante un oxímoron?

oxímoronEn nuestro curso para crear empresas abiertas ha surgido un debate interesante sobre qué cosa es eso de la empresa social. Hace ya tiempo que el adjetivo “social” se viene pegando a las nuevas iniciativas empresariales como forma de ¿hacerlas competitivas? Sea como fuera, el caso es que la moda ha llegado y como la línea dura del beneficio económico no vende por sí sola, pues he aquí que lo social parece condición necesaria de la fórmula del éxito empresarial. Hasta parece que Cristiano Ronaldo anda en ello, según veía ayer en un informativo de televisión.

En línea con el capitalismo cognitivo las nuevas empresas no recurren a modelos planos. Se introducen por los resquicios de una sociedad compleja y hurgan en la búsqueda de un nuevo significado que las alimente mejor. Su combustible no viene solo de su red de proveedores, excelencia en la gestión o competencias nucleares bien trabajadas. No, eso fue en el pasado. Ahora se alimentan de problemas sin resolver (o de que eso nos parezca). El emprendizaje social explota lo que la iniciativa pública no es capaz de resolver.

Andoni Lastra, de Vaivata, uno de los alumnos de nuestro curso, ha iniciado la conversación. Él participa en el i-talde de emprendizaje social que Innobasque tiene en marcha. Allí se han trabajado una primera propuesta de “empresa social”. Eso sí, nos comentan que la circunscriben a un ámbito local y que por tanto no habría que mirarla con ojos globalizadores. Entre otras cosas nos dicen:

Para los miembros del i-talde una Empresa Social sería aquella empresa cuyo objetivo principal es responder a necesidades sociales de las personas y crear valor social, en vez de maximizar el lucro.

A partir de esta primera definición desgranan una serie de criterios, que tienen que ver con: la motivación de quien emprende, el tipo de actividad de la empresa y su impacto social, el modelo de negocio, la distribución de beneficios, el modelo organizativo y su capital social y, por fin, la percepción que la comunidad tiene respecto a la propia empresa. Desde luego que es de agradecer el intento. La materia es escurridiza y en el mismo cesto conviven muy diferentes colores, formas e intenciones.

Quizá en vez de empresas sociales o no sociales, en vez de una aproximación digital clásica en términos de unos y ceros, convenga una visión analógica, donde hay empresas y organizaciones más o menos sociales. Es decir, que parece más lógico establecer un continuo donde hay diferentes posiciones que no dos extremos donde o eres o no eres. Porque en el extremo, la “empresa social” pura, para mí, es un sinsentido. ¿O no lo ves así?

Seguimos enredados en un buen jaleo, como ya aprendimos en su día con la investigación de cuarto sector en la que participamos. Parece evidente que hay acuerdo en unas ideas de fondo, pero que de ahí seamos capaces de establecer categorías bien definidas para lo que es o no una empresa social…

Algunos otros artículos en este blog relacionados con la idea de empresa social:

Share This Article

Related News

The Start-up of You, tú eres tu producto, fin de trayecto
A la caza de tendencias alimentarias con The Food Mirror
Tú, yo y Facebook

Sobre el autor

Julen

De la margen izquierda de la ría, en el Gran Bilbao. Estudié psicología y siempre me he movido alrededor de las empresas y las organizaciones en general. Con una pasión confesa: la bici de montaña.