Saturday, Oct. 25, 2014

Cuando Internet ayuda a sacar lo peor de cada casa

Escrito por:

|

30/11/2012


Categorías:

Etiquetas: , , ,

Cuando Internet ayuda a sacar lo peor de cada casa

GargolaCreo que lo que ha pasado con la Universidad de Deusto con el asunto de las fotografías y videos robados ilustra muy bien esa parte oscura de Internet, la de facilitar el griterío de voceras y voceros a quienes les falta un hervor. Es sencillo. No hay más que seguir la corriente. Puedes hacer unas risas y tomártelo con humor. Total, todo el mundo lo está haciendo. Por uno más que se ponga a ello no se va a notar.

Ahora todo es más fácil. La fotografía es más fácil y el video también lo es. Revolución lo llaman. Revolución digital. Eliminamos la barrera que suponía la cacharrería. Ahora el smartphone más tonto graba video y hace fotos aunque quien se ponga a ello no tenga ningún aprendizaje previo. Adiós al aprendizaje. Se hace y punto. No hay nada que aprender, viene de serie.

Pero no es que se haga fácil. Esa es solo la primera parte contratante de la primera parte. Porque la segunda es la que de veras nos importa. Tiene que ver con el lugar donde ¿guardamos? ese producto que hemos generado sin apenas esfuerzo. ¿Dónde la guardas? El diccionario de la RAE nos proporciona, por ejemplo, un par de primeras acepciones que ponen las cosas en su sitio:

  1. tr. Tener cuidado de algo, vigilarlo y defenderlo. Guardar un campo, una viña, ganado, un rebaño.
  2. tr. Poner algo donde esté seguro. Guardar dinero, joyas, vestidos, etc.

Si guardar quiso algún día decir que dejabas algo en un lugar seguro, alguien debería revisar esta acepción. Sea en tu móvil, sea en la nube, guardar es un concepto que se diluye, que se socializa, que viaja desde el momento en que haces click y ¿guardas? tu video o fotografía.

De aquí a la paranoia hay un corto camino. De aquí a demonizar menos aún. Seguramente que las voces apocalípticas se lanzarán en picado para quemar en la hoguera todos los móviles y si se puede Internet en su conjunto. Bueno, tienen una oportunidad como pocas para meter el miedo en el cuerpo. Pero, como tantas otras veces, la reflexión tiene que ver con la forma en que usamos la tecnología que como humanos vamos desarrollando.

No está de más Es muy importante aprender cuatro cosas básicas sobre seguridad y privacidad. Y hay que abordarlo con habilidad para no bloquear un aprendizaje que conforma una capa base para prevenir malos usos y robos que nadie quiere. Quizá debamos incorporarlo en nuestros planes de acogida en la universidad y trabajarlo también en etapas más tempranas de la educación. Porque ahí está la mayor vulnerabilidad y el mejor antirrobo: en las actitudes y conocimientos de quienes usamos las tecnologías.

No quiero terminar esta reflexión sin una mención especial para los medios de comunicación tradicionales. ¿Cómo tratar una noticia como la que se ha producido en Deusto? Sea como sea, no como lo han hecho. Más carnaza al bulo, más carnaza a la hoguera para que arda todo en la plaza pública. ¿Ética? Primero el share y la audiencia, luego todo lo demás. El show de Truman tiene un guión y nadie se lo salta. Nadie si hay cuota de mercado en juego.

Share This Article

Related News

Externalizar la motivación interior… o ¡pagar por no usar!
Babcock Wilcox, muerte y decrepitud
El drama de la gramática y la ortografía en la universidad

Sobre el autor

Julen

De la margen izquierda de la ría, en el Gran Bilbao. Estudié psicología y siempre me he movido alrededor de las empresas y las organizaciones en general. Con una pasión confesa: la bici de montaña.