Saturday, Aug. 23, 2014

Aprendizaje informal pero evaluación formal

Aprendizaje informal pero evaluación formal

AmenazaYo hace tiempo que me quité de las evaluaciones formales. Bueno, “me quité” hasta donde el sistema me deja. Porque de vez en cuando hay que pasar por el aro y pasar la típica encuesta de evaluación. Se trata de esos papeles con casillas para marcar cruces y que se ha convertido ya en un género literario más. Según las prisas del momento y otro buen número de variables de difícil control, las crucecitas van para un lado o para otro.

En estos cuestionarios las evaluaciones sufren las clásicas turbulencias: que si el efecto halo, que si los extremismos o que si la percepción del último minuto. Todo esto ya ha sido estudiado. No puede ser de otra manera. Cuando el bolígrafo o la tecla correspondiente comienzan a evaluar, que tiemble el mundo. Alguien lo tomará como la verdad suprema y de ahí saldrán loas o críticas. Ganas o pierdes en la competición montada alrededor de la sacrosanta evaluación.

En las aulas sucede una parte del aprendizaje. En la calle, en los bares, en las tertulias, frente a la consola: por todos estos lugares la gente aprende de otra forma. ¿A qué? Pues difícil de controlar. Sucede, y esperemos que no sea tan negativo como algunos quieren pensar. Es puro aprendizaje informal. Lo aceptamos porque no queda más remedio. Ahí está. Puedes cerrar los ojos y pensar que no. Pero me temo que te equivocas.

Lo anterior lo comento por reivindicar aquí la evaluación informal. Sí, esa de toda la vida, que sucede cuando te pones a hablar de qué tal nos ha ido. No seré yo quien diga que no hay que evaluar pero eso de que haya juicio sumarísimo encerrado en un cuestionario me parece monstruoso. Ya, que no lo hay. Pues será en tu mundo porque en el mío cada vez más veo que hay quienes lo necesitan como el comer. El juicio necesita objetividad y alguien ha pensado que no hay como el cuestionario de evaluación.

Así que, ¡vaya idea radical que propongo! Charlar en clase sobre qué tal nos ha ido. Preguntar por lo que haría mejorar el aprendizaje, por lo que no ha salido tan bien y por lo que ha gustado. Hablar, quitar dramatismo a la evaluación, eliminar sus connotaciones de “te la estás jugando”.

Si queremos que haya retroalimentación derivada de las evaluaciones, no podemos endiosarlas y rendir culto a un proceso que en la medida en que se encumbra pierde su sentido. Cuando lo que se ve detrás es amenaza, la evaluación se convierte en una suerte de poder perverso.

Pues eso, más hablar y menos cruces en los papeles.

 

Share This Article

Related News

taZEBAez, consultoría cosecha LEINN de 2014
Clientes y, sin embargo, amigos
Sobre el cliente y nuestro trabajo artesano

Sobre el autor

Julen

De la margen izquierda de la ría, en el Gran Bilbao. Estudié psicología y siempre me he movido alrededor de las empresas y las organizaciones en general. Con una pasión confesa: la bici de montaña.