Thursday, Jul. 18, 2019

La última curva

Escrito por:

|

22/07/2012


Categorías:

Etiquetas:

La última curva

Camino del AguaHabía ido hasta allí muchas veces. Quería encontrar ese lugar desde el que su pueblo dejaría de verse. Un punto de no retorno. Un momento que sabía desde pequeña que formaría parte de sus recuerdos. Porque no era tonta y solo tenía que ver lo que pasaba con otras chicas y chicos mayores que ella. Marchaban. Marchaban y no volvían.

Así que ella prefería anticipar el momento. Por eso de vez en cuando caminaba hasta allí. Había buscado otras curvas de la carretera, pero definitivamente ese era el lugar. Cuando su coche de línea girara hacia la derecha, tras aquel enorme castaño, adiós, adiós para siempre.

No era algo que angustiara su corazón. Sabía que era parte de la rutina de la gente de su pueblo. Hacía ya un tiempo que no se hablaba de otra cosa. Era una simple cuestión de subsistencia. Dejaría atrás las callejuelas empinadas, los animales, el calor sofocante de los veranos y las nieblas intensas de los otoños. Y el vuelo del águila que imaginaba era su amiga. Todo aquello serían recuerdos de una parte de su vida. Luego empezaría otra. La que esperaba tras la curva.

Eso sí, no se atrevía a continuar. Llegaba, avanzaba un poco más, lo justo para dejar de ver las casas. Y se volvía de inmediato. No era todavía el momento. Ya crecería y entonces su abuela, muy seria, le diría que tenía que recoger sus cosas y marchar. Sus padres ya lo hicieron; así que para ella podía ser motivo de alegría. Volvería a ver a su madre. O quizá no, tampoco quería hacerse ilusiones. No, de momento, su imaginación se negaba a avanzar más allá de aquella curva.

Se dio la vuelta y volvió a su casa. La curva no se iba a mover de sitio.

Share This Article

Related News

Crepita
Bauman, siempre Bauman
Felicidad compulsiva

Sobre el autor

Julen

De la margen izquierda de la ría, en el Gran Bilbao. Estudié psicología y siempre me he movido alrededor de las empresas y las organizaciones en general. Con una pasión confesa: la bici de montaña.

(1) comentario

  1. Jorge
    22/07/2012 at 20:38

    Una historia que se repite en muchos pueblos pequeños, aquí también, aunque estemos tan lejos de allí.
    Saludos Santiagueños

¿Quieres comentar?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies