Thursday, Jul. 24, 2014

Especialización en social media

Escrito por:

|

14/06/2012


Categorías:

Etiquetas: ,

Especialización en social media

Museo de la Máquina-Herramienta (Elgoibar)A medida que la artillería mediática crece reconozco que me siento más y más perdido. Me refiero al enorme arsenal comunicativo que hoy ofrece eso que se ha venido en llamar social media y que por mucho que la wikipedia se empeñe en ubicar como una “interacción entre pares”, me temo que se ha echado al monte de la superespecialización donde los “pares” son solo la carnaza que el sistema necesita. Porque para mí hoy se han definido claramente dos posturas frente a esto que se llama social media: la del uso lógico y la del uso super-profesional. Me explico.

Cuando las herramientas ofrecen pocas opciones es bastante fácil ponerte con ellas. Los fundamentos son rápidos de adquirir y si te es útil lo que te proporcionan, pues adelante. La curva de aprendizaje se supera enseguida y puedes incorporarte al carril de aceleración sin excesivos miedos porque en breve te incorporas al tráfico y te sientes como una más. Circulas a una velocidad digna sin demasiado esfuerzo.

Frente a esta concepción, existe otra: la de especializarse en todo lo que los medios sociales pueden llegar a ofrecer. Piensa en algo tan simple como twitter. Usarlo, siempre que sientas que tienes algo que decir y que ese medio te proporcione la vía adecuada, es sencillo. Pero si queremos hacer un uso profesional de twitter, entonces ya estás llamando a un proveedor especializado. Haberlos haylos, pero vete preparándote para separar el grano de la paja, porque te va a hacer falta, no lo dudes. Humo, se vende mucho humo.

Es lógico que haya superespecialistas. Otra cosa es la actitud que como empresa debas adoptar ante esa inmensa caja de los truenos que hoy en día es Internet. El saber no ocupa lugar, pero que te pongas manos a la obra para darle a todos los palos no tiene sentido. Sí, hoy en día estar presente en Internet es hacer renuncias. No jugar con determinadas herramientas y de determinadas maneras. Bill Ives comenta Is it time for a C-level social media executive?, un artículo de Dion Hinchcliffe sobre si nos hace falta un directivo para estas cosas. Claro, ¿que van a decir? Son parte del negocio, así que es mejor que existan directivos especialistas y de cierto nivel:

even though I think it will take a while for most companies to create it — I think a C-level social media role will be profoundly useful, particularly because it would be focused on business and not technology.

El asunto tiene su miga porque hay que decidir: o estamos a setas o estamos a Rolex. Dion Hinchcliffe matiza y dice que hay que focalizar en el negocio y no en las tecnologías. Ya, pero esas tecnologías son territorio de gente profesional, de gente que tiene que dedicar horas y horas a estar al día porque el terreno que pisan se les mueve a cada minuto. O sea, que si sabes de tecnología, a lo mejor no sabes tanto de modelos de negocio, management y cosas de esas. A no ser que te rodees de un equipo donde haya un buen reparto de balones, unos con la tecnología y otros con los negocios. Y, por favor, que se lleven bien.

Yo reconozco que cada vez me siento más perezoso ante un bombardeo que no cesa. Más y más arsenal para destruir cualquier esperanza de una curva de aprendizaje digna. Todo se complica. Quiero pensar que entiendo la lógica de las herramientas. Pero entrar a pilotar la nave de social media empieza a ser un territorio que echa para atrás. Porque las herramientas pasan de ser medios a convertirse en fines en sí mismos. Todos buscando mediciones de unos éxitos que casi nunca llegan porque la relación causa-efecto es muy compleja de establecer.

Así que, mientras tanto, vamos viendo pasar las herramientas. Probamos algunas y ni nos acercamos a otro gran número de ellas. Me debo estar perdiendo algo maravilloso. Idiota que soy.

Share This Article

Related News

The Start-up of You, tú eres tu producto, fin de trayecto
A la caza de tendencias alimentarias con The Food Mirror
Tú, yo y Facebook

Sobre el autor

Julen

De la margen izquierda de la ría, en el Gran Bilbao. Estudié psicología y siempre me he movido alrededor de las empresas y las organizaciones en general. Con una pasión confesa: la bici de montaña.