Friday, Oct. 31, 2014

Empresa como contenedor de proyectos personales

Escrito por:

|

01/06/2012


Categorías:

Etiquetas: ,

Empresa como contenedor de proyectos personales

ABCD0004Esta mañana me paso un rato por CEDEMI, Centro de Desarrollo Empresarial de la Margen Izquierda, donde organizan su undécimo Casual Friday Meeting en el Salón de Actos del Edificio Igner. Allí me han invitado a dar una charla. Conmigo estará Tíscar Lara. El motivo que nos une es el intraemprendizaje y como en su día colaboré con un capítulo del libro que coordinó David Bartolomé sobre el asunto para EOI, pues he aquí que me voy para Barakaldo.

El concepto que voy a manejar es el de la empresa como un posible contenedor de proyectos personales. Es decir, se trata de darle la vuelta al enfoque lógico: en vez del mercado, el producto y la estrategia, ¿por qué no la persona? Es bien simple. Si lo más importante es tu gente, ¿no podrías plantear la empresa como un lugar que facilitara el logro de sus proyectos personales? Ya, que es idea de bombero. Vale, otro día la formularé como idea radical.

El caso es que me sirve el planteamiento para ahondar en la relación que tenemos con la gente con la que trabajamos. ¿Qué sabemos de ella? ¿Debemos entrar en otro territorio, más allá de lo que su puesto de trabajo exige? ¿Pero no estamos en la sociedad del conocimiento? Pues parece que el conocimiento sigue gestionándose por las restricciones de una economía de escasez. Y no, no es lógico que sea así. Si tienes personas contigo, tienes toneladas de ideas. Otra cosa es que no las conozcas o que no se las hayas preguntado.

En la ponencia quiero usar una historia personal. Es real, de una etapa profesional anterior. Tiene que ver con esa gente a la que descubres de otra forma, en otro contexto diferente del laboral y entonces caes en la cuenta de lo poco que sabías sobre algunas de sus habilidades… y de sus pasiones. El puesto de trabajo quizá sea un contenedor muy restrictivo.

Hoy se nos llena la boca con la palabra “pasión“. ¿Cuántos proyectos empresariales son capaces de despertar la pasión de quienes trabajan en ellos? Seamos realistas. La proporción es mínima. Así que, ¿qué sucede si le damos la vuelta? Si te pregunto por tu pasión y te digo ¿querrías desarrollarla y que te echáramos un cable con ello? ¿Que sucedería entonces? Ya, una empresa no es un centro de hermanitas de la caridad dispuesto a ayudarte en todo lo que necesites. Pero si el discurso es enlazar con la pasión de la gente, ¿cómo hacemos entonces? Puede que sea irresoluble, claro.

En fin, a estas cosas le daremos vueltas. Si lees esto a tiempo y te apetece, por allí nos vemos, en el edificio Igner, con mucha historia escondida en sus ladrillos. Tiempos pasados de los que aprender.

Share This Article

Related News

Curso Experto en Marketing aplicado al Surf y los Deportes de Deslizamiento
La dura vida de community manager… o lo que sea
En Turistopía a vueltas con el consumo colaborativo

Sobre el autor

Julen

De la margen izquierda de la ría, en el Gran Bilbao. Estudié psicología y siempre me he movido alrededor de las empresas y las organizaciones en general. Con una pasión confesa: la bici de montaña.