Thursday, Jul. 18, 2019

¿Por qué conviene volverse un carcamal?

Escrito por:

|

20/04/2012


Categorías:

Etiquetas: , ,

¿Por qué conviene volverse un carcamal?

El nudo de óxido.Estaba revisando algunos artículos en delicious y he visto que me di de alta en este servicio el 23 de mayo de 2006. Va para 6 años. Mi primer artículo en el blog data de marzo de 2005. Hace ya más de 7 años. La primera foto que subí a Flickr fue en 2005. Más de lo mismo. Mire donde mire, hace ya muchos años que empecé a usar Internet para generar contenidos. Comencé a utilizar herramientas porque me eran útiles. Pero todo aquello se me está yendo a la mierda.

Porque cada día que pasa me siento más desconectado de la vorágine herramental que rodea a Internet. No soy activo en Linkedin, mucho menos en Facebook y sé que no twitteo como debería porque ni tengo actualizadas las listas ni sigo a quienes me siguen. Ah, y todavía uso Google Reader. Diossss, vaya dinosaurio. Y aquí, dale que te dale al blog como un martillo pilón. Pesado que es uno, joder.

¿Por qué me siento un carcamal? Porque percibo gente a mi alrededor que funciona infinitamente mejor que yo como esponja a la hora de absorber lo que da de sí una herramienta en Internet. Naiara es el caso más evidente. No hago más que preguntarle dudas y ella, dale que dale, me las responde. Pozo de ciencia esta mujer. Pero el mismo David, Aitor Bediaga o Jon Saez me parecen ejemplos de personas más abiertas que yo a absorber lo que ofrecen las tecnologías. Pudiera ser que haya llegado a un cierto bloqueo ¿emocional? con buena parte de ellas.

No obstante a veces me ocurre que me centro con alguna herramienta y la retuerzo hasta donde me hace falta porque me encandilo con ella. En general, me doy cuenta de que me absorben las herramientas que me ayudan a narrar. Construir un relato usando para ello aplicaciones de la web social es un ejercicio bien bonito. Me ha pasado, por ejemplo, con Google Maps alrededor del reciente viaje en bici por el Camino del Cid. Pero mi paciencia no da para mucho. Enseguida empiezo a sacarle pegas a las herramientas; me parecen poco usables y con errores de bulto. Y la paciencia no me dura lo que al santo Job. Ni de largo.

Así que estoy por reconocerme como un carcamal de pleno derecho y lo que es peor aún, por autocultivármelo. Creo que entiendo los fundamentos pero no llego al despliegue de las habilidades para demostrar eficiencia. Pero no pasa nada. Ser un carcamal hace que valore como diamantes en bruto a la gente que me rodea y que, como decía antes, sabe mucho más que uno mismo. Esa parece ser la clave. Con humildad rodearse de gente joven que sabe más que tú. A lo mejor acabas dando un poco de pena y hasta se enrollan por compasión. Quién sabe.

También todo esto de ser un dinosaurio 2.0 tiene la parte graciosa de que encuentras solidaridad en dinosaurios 1.0, gente a la que ves en fase peor que la tuya. Y no veas qué cuadrilla conforman. Son una masa enorme y además piensan que eres la hostia. Muchos directivos barnetegizados de esta parte del sur de Islandia tienen la cabeza como un bombo con tanta herramienta. Social Media everywhere. Por arriba y por abajo, por la izquierda y la derecha. ¿Estrategia en Internet? Espera, no vayas tan deprisa, que no me aclaro. Pero por si acaso, barnetegi. Venan los hace bien, claro. Todo hay que decirlo.

Pues eso, que cada día que pasa me siento más carca. Será que sufro de tecnoestrés o algo similar. Para arreglarlo, me llevé al Camino del Cid un libro que me ha resultado desasosegante: Aún no somos humanos, de Eudald Carbonell y Robert Sala. Porque ahí están estos dos bestias, venga endiosar a la tecnología como característica que nos humaniza.

Iniciábamos la carrera para hacernos humanos al comenzar la construcción de útiles mediante instrumentos extracorporales (la producción extrasomática) y al usarlos cotidianamente. Creemos, por consiguiente, que técnica y procesos de humanización están indisolublemente ligados, porque es la inteligencia operativa lo que nos hace humanos.

O sea, que a usar herramientas y tecnología porque por ahí va el futuro de la humanidad. Joder, qué pereza.

Share This Article

Related News

Estupidez colectiva: mierda por arrobas
El Hierro visto a través de “Hierro”, la serie
Menos mal que Felipe VI es caballero de la Orden Jarretera

Sobre el autor

Julen

De la margen izquierda de la ría, en el Gran Bilbao. Estudié psicología y siempre me he movido alrededor de las empresas y las organizaciones en general. Con una pasión confesa: la bici de montaña.

(14) comentarios

  1. Aitor San Sebastian
    20/04/2012 at 07:43

    Julen, buenos días.

    Como siempre, interesantes reflexiones.

    Respecto a la cita final del libro, yo diría que la carrera comenzó creando herramientas que nos ayudaran en nuestro quehacer diario, es decir, en medios para alcanzar fines.

    Pero quizá el problema es que con la explosión tecnológica que vivimos, estamos perdiendo de vista los verdaderos fines (lo que queríamos hacer con las herramientas) y elevando a la categoría de fines lo que sólo deberían ser medios.

    Por poner un ejemplo: los ereaders. Ahora parece que si no tienes un ereader no eres nadie, cuando lo importante no debería ser el soporte (papel o ebook), sino lo que lees y, sobre todo, lo que esa lectura te aporta.

    Así que igual hemos cruzado esa línea a partir de la cual la tecnología por la tecnología no nos está haciendo más humanos, sino menos.

    En cualquier caso, si vas a fundar un club de dinosaurios, avísame que me apunto ;-)

    Un saludo.

    • Julen
      23/04/2012 at 04:43

      Te dejaremos como miembro de honor del club de dinosaurios, jajajaja. De todas formas, en lo de confundir fines y medios, de acuerdo al 100%. Pero es lo que hay. Por cierto, tengo que enviarte un correo para ver si en la programación de Enpresa Digitala algún día podéis organizar algún curso sobre geomarketing y asuntos "geo" en general. Un maestro, por lo que sé, es Gersón Beltrán. Lo comento porque me parece muy interesante lo que suele presentar este hombre. Hablamos.

  2. Arantzini
    20/04/2012 at 08:40

    Je, je... me siento completamente identificada... He llegado a la conclusión de que cada uno llega hasta donde puede y el resto es para generaciones que tienen el cerebro estructurado de otra manera...
    Es parte de la evolución natural, no??
    Lo importante, supongo, es asumir dónde está cada uno y aprovechar las fortalezas los unos de los otros.. al menos eso intento yo ;-)

    • Julen
      23/04/2012 at 04:40

      Pues andamos en caminos cercanos, Arantza. Reconocer que no llegamos a todo es buena señal. Y luego lo de tener cerca de ti personas a las que recurrir porque complementan tus capacidades parece básico, ¿no?

  3. JoseAngel
    20/04/2012 at 10:22

    No te sientas tan dinosaurio, emplea lo que te sirva, y a lo demás que le den... otros. En dinosauriez te llevo ventaja, empecé en Internet en 1995 y aún sigo usando un programa de los de entonces, Fetch... además de otros, claro.

    • Julen
      23/04/2012 at 05:38

      Sí, sí, si yo intento solo usar lo que me convence. Lo que pasa es que la oferta excede la capacidad lógica de análisis ;-)

  4. Jaio
    20/04/2012 at 20:18

    ¡Cómo! ¿Que ya no se 'lleva' Google Reader'? <:Ô) pues entonces... yo más...

    • Julen
      23/04/2012 at 04:38

      Me temo que no, que no se lleva. Favoritos y listas de twitter es lo que mola, según parece. Pero siempre conviene alguna marca de diferenciación. Larga vida al RSS ;-)

  5. Iñaki Murua
    22/04/2012 at 10:10

    ¿lo de seguir usando Reader tendrá que ver con cierta tela de araña? Porque yo también lo uso, Jaio :-) Y sigo con delicious, netvibes y otras manías.
    Bueno el apunte de Aitor, qué lees y no cómo.
    Y fíjate como andamos los del 64, Julen, que esta semana me han regalado un cd y me he autoregalado otro.

    • Julen
      23/04/2012 at 04:36

      Iñaki, el Reader es uno de los ejes centrales del manejo de información que hacemos, pero no sé yo si no es síntoma de estar un poco "out" ;-)
      Disfruta de tus CDs jejejeje

  6. luis.tic616
    22/04/2012 at 15:58

    Yo también estoy en fase de "downsizing" en mi actividad en redes sociales y focusing sólo en las que me aportan (delicious,linkedin, twitter - y G+ aunque menos). Y después de leer tu post y el de pseudópodo (*) que reseña un libro de Jaron Lanier que me apetece leer desde ya, me reafirmo... ya he dejado el facebook, foursqare, xing,

    Salud

    (*) http://pseudopodo.wordpress.com/2012/04/20/50-libros-09-you-are-not-a-gadget-de-jaron-lanier/

    • Julen
      23/04/2012 at 04:35

      Una posibilidad es que hayamos llegado a un punto de saturación. Llegados a este umbral, nos volvemos ariscos hacia la tecnología que, más o menos, nos ha dado de comer. O algo así, ¿no? Gracias por darte una vuelta por aquí, joven ;-)

      • luis.tic616
        23/04/2012 at 16:48

        Un placer maestro. No creas que aunque no comente no te voy leyendo... Un poco saturado sí, pero no de tecnología sino de contenidos. Un día de estos voy a hacer una catarsis depuradora de feeds, followeds, linkeds, Likeds y demás malajes enredadores y me voy a quedar con los muy VIPs... este uno de ellos.

        Seguimos rodando on the road

  7. Pingback: Y el correo electrónico seguía sin morir | Consultoría artesana en red

¿Quieres comentar?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies