Sunday, Feb. 25, 2018

Dedícate un tiempo y piensa en tu privacidad en Internet

Dedícate un tiempo y piensa en tu privacidad en Internet

71/365 - ControlYa sé que da pereza. Te acompaño en ese viaje, no creas. Pero también pienso que merece la pena que nos paremos a dar una vuelta por las opciones de privacidad que ofrecen los principales servicios que usamos en Internet. Y luego aplica sentido común. Nada más… ni nada menos.

¿Cuánta gente hay que nunca se ha puesto a revisar las opciones de privacidad? Creo que la inmensa mayoría. Quizá haya quien piense que solo sirve para ponerte de los nervios. Bueno, es cierto que nuestras vidas están más expuestas. Si usas servicios en Internet, no queda otra. Lo vas a pasar muy mal si tienes tendencia a la paranoia. En Internet, cierto es, nos vigilan. De manera más activa o más pasiva, pero nos vigilan. La sociedad de control es una realidad.

Sin embargo, como decía, no queda otra. Hay que usar sentido común y unos mínimos de prudencia. Entre ellos el más importante: cuando hablas en Internet no es como si lo hicieras en una habitación de tu casa. Potencialmente te están escuchando millones de personas. De hecho no es que lo estén haciendo, pero sí es cierto que los motores para rastrear actividad en Internet sí que lo hacen. No hay humanos que miren tu correo en gmail, son las máquinas quienes lo hacen. Esto es lo que argumenta siempre Google: son máquinas, no humanos.

Me he puesto a escribir sobre la privacidad porque acabo de ver un artículo de Eroski Consumer muy sencillo sobre, por ejemplo, la nueva política de privacidad de Google: diez preguntas sobre cómo nos afectarán esos cambios. Cosas así hacen falta para ayudar a la gente a entender estas cosas. Entre otras cosas deberíamos saber que:

Google dispone de diversas herramientas para gestionar la privacidad de sus diferentes servicios. Entre otras opciones, es posible controlar los datos y limitar el acceso a datos personales a ciertos contactos. Los usuarios de Google cuentan con la posibilidad de descargar un archivo comprimido con la información almacenada en los servicios, como mensajes, documentos y fotografías.

Un aspecto que me parece fundamental: ¿puedes llevarte los datos contigo? Qué menos que tengamos esta opción, ¿no? En fin, solo es un artículo para recordar lo básico sobre privacidad. Las prisas se suelen combinar con la farragosidad de textos legales que desaniman su lectura. A no ser que te preocupe mucho el asunto, acabamos por no leerlo. Las condiciones de usuario deberían ser objeto de legislación más rigurosa. Lenguaje claro, simple y directo. Y quien no lo cumpla, prohibido ofrecer servicios en Internet si van a recopilar datos personales.

Por si tienes un rato, ¿qué tal si revisas por ejemplo las condiciones de privacidad de Facebook, Twitter y Google? Venga, dedícale unos minutos esta semana, ¿vale? Te dejo aquí los enlaces:

 

 

Share This Article

Related News

La productividad personal empieza por asertividad y anticipación
Cuanto mejor definido el proceso, menos humanos trabajando
El futuro del trabajo: nos ponemos en 2030

Sobre el autor

Julen

De la margen izquierda de la ría, en el Gran Bilbao. Estudié psicología y siempre me he movido alrededor de las empresas y las organizaciones en general. Con una pasión confesa: la bici de montaña.

(7) comentarios

  1. Pedro Alberto (@paGonzalez)
    27/02/2012 at 10:40

    Hola Julen, muchas gracias por tocar estos temas de la privacidad y los términos de uso de los servicios utilizados gratuítamente en Internet. Es un lujazo que los líderes de opinión como tú toquéis estos temas y contribuyáis a aumentar la conciencia del personal sobre la importancia de su propia privacidad y de la necesidad de controlar el uso de la propia información.
    Díme dónde te dejo pagadas unas cervecitas...

  2. Jose Manuel
    27/02/2012 at 12:17

    Es verdad que normalmente no nos fijamos en la política de privacidad de las redes sociales que usamos, solo lo hacemos cuando nos damos cuenta que algo, que en teoría, solo sabíamos el interesado y la persona a la que se remite, lo encuentras en la red.
    Es muy bueno recordar, que al igual que mantenemos la privacidad en nuestras conversaciones telefónicas o por correspondencia, es importante saber que privacidad tenemos en nuestras conversaciones en las redes sociales.
    ¿Sabemos de verdad que seguridad tenemos? o ¿Sabemos en verdad que queremos que se sepa?, quizás sean las preguntas que debemos hacernos, cuando contestemos este dilema sabremos revisar nuestras prioridades en la privacidad de las redes sociales que usamos.
    Gracias Julen, recordarnos la revisión de la privacidad es muy importante.

  3. Pingback: Humanos, más humanos « asincronia

  4. Salirdeinternet.com
    03/03/2012 at 18:51

    Muy buen artículo, Julen. Qué buen ojo respecto a las condiciones de Facebook!

  5. Pingback: Google en la educación y el problema de la identidad | Consultoría artesana en red

  6. Pingback: Feeds Anarquistas 25 « Libertas ¡!

  7. Pingback: Humanos, más humanos « asincronía

¿Quieres comentar?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies