Thursday, Jul. 18, 2019

No soy profesional de Internet

NO!Reconozco que me oxido. Siento cómo las articulaciones y los músculos ya no se portan como antes. Cada día que pasa me evidencia que necesito calentar, estirar y dejar que el cuerpo se tonifique antes de comenzar cualquier actividad física. Cierto que hay un hábito, pero el cuerpo protesta y tengo que hacerle caso. Me pasa algo parecido con Internet. Me oxido… como no podía ser de otra forma. Y no queda sino disfrutarlo.

Hace muchos, muchos años… comencé a escribir en este blog. Bueno, no son tantos, solo algo más de seis años atrás. Aquello era la prehistoria. Pero comenzar a practicar en aquel mundo supuso avanzar rápido hasta el neolítico cuando muchísima gente a mi lado se quedaba en el paleolítico. Yo pude comprender que Internet era inseparable de nuestras vidas y de nuestra actividad profesional. Y a partir de ahí sencillamente fui escribiendo y escribiendo en este blog. Y eso me permitió encontrar gente a mi lado con intereses parecidos.

Durante mucho tiempo pensé que habitaba en un barrio. Podía contener los movimientos. La gente tenía una identidad definida. Yo pensaba que era “un profesional con un blog”. Por supuesto nada de verme a mí mismo como un “blogger profesional“. Semejante cascarrabias que soy, por aquí no verás ni publicidad ni nada que suponga ingreso por esta supuesta actividad bloguera. Bueno, cada cual con sus manías. Pero al escribir y escribir, perdí barrio para ganar en ciudad. No tengo claro que eso fuera lo que quería. Bilbao ya no es lo que era.

Pero ahora resulta que Internet es -supongo que nunca dejo de serlo- una marabunta. Es un insulto a la razón, un continuo desbordamiento de tecnología social. Y yo sigo y sigo creyendo que soy un profesional en Internet, que está ahí porque “no puede no estar”. Pero después de los años, quizá mucha gente pueda pensar que soy “un profesional de Internet”. Pues no, porque soy un inepto, un inculto, un oxidado, un inadaptado tecnológico. Y cada vez me cuesta más disfrutar con las novedades tecnológicas.

Por supuesto que haciendo estadística no salgo mal parado, pero si comparo mi actitud con la de Naiara, la de Aitor, la de Jon o con la del mismo David, mi nota es evidente: “no progresa adecuadamente“. Quizá es que ha dejado de interesarme. En realidad no sé si me interesa todo esa obsolescencia programada con la que convivimos y que fomentamos. La caducidad de nuestra cacharrería es síntoma de que hay que cambiar, hay que experimentar, probar lo que ofrecen las nuevas versiones. Joder, qué pereza.

¿El mercado me ha etiquetado como “profesional de Internet” y no puedo salir de esa cárcel? Pues apañados vamos si alguien se lo cree. Cada vez sé menos en términos relativos. No porque no aprenda cosas nuevas sino porque el volumen de lo que “habría que saber” crece de forma exponencial. Así que la distancia se agranda.

¿Qué tiene de bueno todo lo anterior? Que necesito gente a mi lado a la que preguntar cosas. Porque, menos mal, hay gente con mejor actitud que yo. Gente que progresa adecuadamente. Que me adelanta por izquierda y derecha sin apenas esfuerzo. Porque disfrutan con la novedad, con la prueba, con el experimento. En cambio mis viejas neuronas se niegan a cambiar de lugar.

También es cierto que me peleo por aplicar visión panorámica a la cosa que sea Internet. Experimentar a fondo las tecnologías te aleja de la generalidad. Ganas en uso y en posibilidades concretas pero puedes perder juicio crítico. O no, depende de cómo uses. Ser un profesional de Internet es imposible hoy en día. Necesitas un gran equipo que complemente competencias. Solo se podría entender como “somos un equipo de profesionales de Internet” y a continuación explicar en qué ámbito. El campo es enorme y parece no tener puertas. Quizá “ser profesional de Internet” ha dejado de tener sentido. Al menos para mí.

Share This Article

Related News

La religión de los datos: 10 citas de Yuval Noah Harari en Homo Deus
Estupidez colectiva: mierda por arrobas
Vehículos autónomos y dilemas morales

Sobre el autor

Julen

De la margen izquierda de la ría, en el Gran Bilbao. Estudié psicología y siempre me he movido alrededor de las empresas y las organizaciones en general. Con una pasión confesa: la bici de montaña.

(6) comentarios

  1. Franck
    07/09/2011 at 13:25

    Dejas siempre mucha puerta a la interpretación en tus entradas, así que no estoy seguro de si tienes un problema...o no.

    Si estas cansado de Internet, puedes hacer un retiro. Desde hoy puedes pasar de las redes sociales. A tu negocio no le pasara absolutamente nada. Las visitas no tienen nada que ver con los clientes o las compras. Hasta que la gente empieza a entender el blog como una herramienta que apoya la estrategia de una empresa y mida resultados (prospectos y ventas), y no actividad (visitas, páginas), muchos bloggers seguirán felices con sus visitas y sin un duro en el banco.

    Ahora bien, si estás diciendo que pretendes abandonar el blog, ahí si mi opinión seria muy distinta. Si dispones de una base de datos de posibles clientes de 10.000 registros de clientes, quizás puedas hacerlo, pero tendrás que montar un sistema distinto para estar pegado a tu mercado en todo momento, darte a conocer a nuevos posibles clientes, conectar con ellos como un ser humano, y transformarles en clientes (para toda la vida). Una negocio no puede sobrevivir si no entran nuevos clientes de forma continuada, con un sistema. A eso sirve el blog para mi.

    Hay 1000 formas de volver a enamorarte de tu blog, empezando con abrirlo a otros autores, hablar de temas nuevos, hacer un reciclado de temas, criticar lo que decías hace 6 años, hacer una encuesta a tus lectores para saber lo que quieren leer de ti, etc...

    Por cierto, para mi no eres un profesional de internet, sino un consultor de negocio sobre empresas abiertas. Claro está, hace falta entender estos términos. Tus lecturas no son para cualquiera persona, y eso está muy bien así (al menos para mi!).

    • Julen
      08/09/2011 at 12:57

      Hola, Franck.

      No es tanto que yo no me vea como profesional "de" Internet sino que mucha gente de nuestro entorno nos asocia mucho a "Internet" porque somos activos ahí. Es algo así como pensar que alguien que hace muchos kilómetros en su coche debido al tipo de trabajo que tiene tuviera que ser mecánico.

      Interesante lo que comentas de "volver a enamorarse" de un blog. Interesante...

  2. agaldos
    08/09/2011 at 12:07

    Interesante post, Franck.

    Yo tambien estoy queriendo mejorar la tasa de conversión de las visitas que recibimos. Me apoyo en Google Analytics para interpretar los datos, pero estoy pensando en probar HubSpot u otro software de marketing online. Lo conoces?

    http://www.hubspot.com/

    • Julen
      08/09/2011 at 12:58

      Pues a ver si Franck nos dice algo, porque yo me temo que voy a ser un cero a la izquierda para responderte. Sorry.

  3. J. G. del Sol
    10/09/2011 at 07:55

    Amateur.

  4. Pingback: Consultoría artesana en red » Trabajar en Internet, un hábito quizá no tan natural

¿Quieres comentar?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies