Saturday, Jul. 21, 2018

Agresividad en el lenguaje empresarial

Escrito por:

|

22/09/2011


Categorías:

Etiquetas: , ,

Se fa saber que lo llague de les fotos ha arribat!!Bueno, no sé si llamarlo “agresividad” pero si no llega hasta ese punto, cierto es que se le acerca mucho. Esas aseveraciones que acompañan a muchos productos donde las promesas se suceden sin rubor. O esas alusiones al sentido épico de la existencia: “una guía práctica dirigida a visionarios, a personas con ganas de asumir nuevos retos que luchan por dejar atrás…“. Sí, el mismo libro de moda de Osterwalder y Pigneur acerca de la generación de modelos de negocio. Esa frase que entrecomillaba es, por ejemplo, de la portada.

Pues lo reconozco: me echan para atrás estas declaraciones grandilocuentes. Parece que la filosofía de conversación entre iguales no llega a una buena parte de la población que se mueve alrededor de las empresas. Bombo y platillo para frases lapidarias de vendedor del elixir de la eterna juventud. Por favor, que esto no es así ya.

Sin embargo, en una economía donde parece que el verdadero recurso escaso es la atención, el sistema sigue con un bombardeo inmisericorde. Cada vez que leo algo que se pasa un poco en la autoalabanza, me genera un rechazo visceral. Disculpen, que no será asunto suyo sino mío. Pero me desahogo un poco contándolo aquí. ¿Es que no es posible un lenguaje más humano y normal? ¿Es que los epítetos deben poblar por obligación el lenguaje con el que se comunica en el planeta empresa?

En el caso, por ejemplo, de la propuesta de análisis de modelos de negocio de Osterwalder y Pigneur, me parece completamente fuera de lugar. ¿Para qué engordar un texto a base de promesas mesiánicas que solo conducen a lo ridículo? No entiendo esta desviación hacia la charlatanería. Y más cuando hay una propuesta en principio bien estructurada y seria. No sé si es que en el momento de pasar a la venta, alguien decide que el registro debe ser otro completamente distinto. Vengan promesas, vengan frases lapidarias.

Ayer en el Iniciador de Alicante hablamos un buen rato de comunidades y mercados. ¿Qué fue antes el huevo o la gallina? ¿Preferimos que el mercado preceda a la comunidad o vicerversa? Bueno, sea como sea, se rigen por detalles diferentes. Y ya sé que hay que afinar entre la tienda y el bazar, la comunidad y el mercado. Bienvenidos los matices, no pasa nada.

Pero es que a veces me parece como si el mercado economicista en que se ha convertido todo generara exceso e hipertrofia a la hora de comunicar lo que ofrece. Vamos, que frente a una comunidad que no necesita megáfonos para que sus partes se entiendan, el mercado inunda con decibelios tanto el espacio como el ciberespacio.

En fin, no sigo. Momento pataleo del día. Esto del blog como válvula de escape es un invento 😉

Share This Article

Related News

Convicciones o dejarse llevar: la estrategia relativa
Saber de nuestros clientes, ese oscuro objeto de deseo
A qué decimos que no en la consultoría artesana

Sobre el autor

Julen

De la margen izquierda de la ría, en el Gran Bilbao. Estudié psicología y siempre me he movido alrededor de las empresas y las organizaciones en general. Con una pasión confesa: la bici de montaña.

(6) comentarios

  1. Prudencio Lopez
    23/09/2011 at 15:12

    Me quedo con una frase tuya que considero muy acertada y enfoca muy bien la actual problemática: El verdadero recurso escaso es la atención.
    Aunque parezca que es en otro orden de cosas, quisiera añadir que el otro gran recurso escaso es la flexibilidad propia de adaptarse a una nueva realidad.
    Un abrazo.

    • Julen
      26/09/2011 at 19:00

      Prudencio, seguramente que esa flexibilidad que comentas "duele" cuando exige adaptación día sí y día también. Me temo que "nueva realidad" es algo que sigue y sigue. Una novedad permanente que deja de serlo.

  2. Pingback: Entendiendo el modelo de empresa abierta

  3. Jesús Fernández
    28/09/2011 at 10:33

    Exactamente la misma sensación de rechazo tuve al ver la portada del libro de la propuesta de Osterwalder. ¿Para qué el exhibicionismo de escaparate?

    Una propuesta interesante, por sencilla... estropeada por un marketing barato...

    En fin...

  4. Pingback: Toda historia tiene un principio: los orígenes de Máster DIWO « Imaginario en red :)

  5. Pingback: Consultoría artesana en red » 15 referencias más allá de Osterwalder

¿Quieres comentar?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies