Thursday, Jul. 18, 2019

El fracaso del exceso: hagas lo que hagas, te vas a equivocar

information overloadLa hipérbole del consumo desbocado conduce necesariamente a que te equivoques con cada elección que hagas. La probabilidad de que exista una opción mejor que la que has tomada es muy, pero que muy alta. Y si en el momento en que decidiste no la había, es probable que en los días siguientes puedas encontrar una opción mejor. Así que, sí o sí, te vas a equivocar. Traspasado un punto en la cantidad de oferta, la vas a cagar. Y conste que tendrá estas consecuencias:

  1. Tensión, stress, sensación de no estar a gusto con nuestro comportamiento.
  2. Empleo escesivo de tiempo que robas a otras actividades que quizá lo merecieran más.
  3. Elección en sí equivocada, por lo que estás perdiendo competitividad y eficiencia frente a otra opción que también estaba ahí.
  4. Daño medioambiental al ocupar un exceso de recursos para generar esa abundancia.

Pero, ¿esto es lo que hay en una economía como la actual? El síndrome del aeroplano ya explicaba esto: si quieres extraer información útil de forma rápida y lo que tienes ante ti es una amalgama enorme de diferentes datos, es muy probable que no sepas qué decidir. Y acabarás decidiendo mal (si lo haces) o no decidiendo (lo que quizá pueda ser peor). Reivindiquemos la navaja de Ockham.

Comento lo anterior porque algo parecido sucede con la oferta de software/hardware que nos inunda. Expresión plena de toda esa economía de la abundancia que tira del conocimiento humano, resulta que hay tanta oferta que conduce necesariamente al fracaso. Algo así como una libertad tan desbocada que te encierra en una cárcel de cristal donde no hay carcelero sino que somos nosotros quienes tiramos la llave al mar. Vivimos encerrados en nuestra libertad.

El conocimiento se expande. Si un grupo de personas se reúne para charlar necesitan tecnología para hacer que emerja un nuevo metaconocimiento; es la inteligencia colectiva. La suma de las partes ya no es suma, es multiplicación. No, mejor aún: es una potencia. Es un crecimiento exponencial que tiende a romper cualquier límite humano. Eso sí, nuestra capacidad de atención “no progresa adecuadamente”. Suspendida; obligada a recuperar cada septiembre porque hemos pencado el examen de junio.

La era del acceso se ha convertido en la era del exceso. No somos quienes para almacenar información. Eso se traslada a una cacharrería que incrementa progresivamente el número de metros cuadrados digitales disponibles. El mercado del alma necesita todo ese volumen para hacer minería de quiénes somos, lo que hacemos y cómo podemos ser convertidos no en sujetos de consumo sino en objetos de consumo. La individualidad se extimiza para consumo de las masas. Ya lo dijo la revista Time hace 5 años.

Share This Article

Related News

La religión de los datos: 10 citas de Yuval Noah Harari en Homo Deus
Estupidez colectiva: mierda por arrobas
Comunidad, revisamos el concepto de la mano de Zygmunt Bauman

Sobre el autor

Julen

De la margen izquierda de la ría, en el Gran Bilbao. Estudié psicología y siempre me he movido alrededor de las empresas y las organizaciones en general. Con una pasión confesa: la bici de montaña.

(2) comentarios

  1. Pablo Cueva
    23/06/2011 at 09:24

    Aupa Julen:

    Resulta curioso observar el mismo punto desde dos o más lugares diferentes. No hace mucho publiqué un post reflexionando sobre claves a la hora de tomar decisiones en contextos emocionales (http://entrenando-emociones.blogspot.com/2011/04/pautas-para-tomar-decisiones-en.html).

    Comprendo la tensión de la que hablas y comparto el análisis sobre el exceso. Sucede que hay que gestionarlo de la mejor manera posible, como la escasez. Recuerdo haber tenido que repartir una lata de foi-grass Apis entre 17 personas hambrientas....

    • Julen
      27/06/2011 at 06:13

      Pablo, jodido eso de repartir una latita entre tanta gente. Hoy el caso por aquí es bien distinto. Tendrías 17 latas para una sola persona. ¿Cuál elegir?

¿Quieres comentar?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies