Tuesday, Jul. 16, 2019

Perdido el control, ¿sólo queda disfrutar?

Montaña Rusa Tornado.Creo que la escapatoria única fue la artesanía. Pero quizá es un simple engañarse a uno mismo. ¿Tenemos control sobre los resultados de nuestro trabajo? Reconozco que los proyectos grandes me desesperan. En vez de “hacer”, las horas se van en “cómo” hacer, en “qué” hacer, en “cuánto” tiempo dedicarle, en “controlar” lo que haces tú y/o la gente de tu equipo. De disfrutar haciendo a sufrir las esclavitudes del laberinto de la inacción.

Complejidad dinámica, los efectos se distancian de las causas, en tiempo y en espacio. Más y más variables se empeñan en dinamitar esa conexión. Las cosas no dependen de ti. Hay otros factores a tener en cuenta y cada vez son más. Para hacerlo más desesperante, influyen de forma caprichosa. Hoy puedes estar atascado por una decisión de una tercera persona que no acaba de llegar y mañana puede ser que los objetivos -allá donde estén- hayan cambiado. Caprichoso azar.

¿Hemos perdido definitivamente el control? ¿Los factores aleatorios pesan cada día más? ¿Sólo queda relajarse y disfrutar? No lo tengo claro. Los grandes ideales, los grandes objetivos, la visión, la misión y los valores; todo eso ¿ha zozobrado en el mar de la complejidad y la turbulencia? Aunque podemos construir nuestras chozas de felicidad, la realidad es tozuda. Las aguas bajan rápidas, el caudal aumenta. Hoy en las noticias sólo escuchas, día sí y día también, que hay inundaciones y corrimientos de tierras. El suelo se mueve. El suelo desaparece.

Así que la única solución fiable es hacerlo todo más y más pequeño para volver a sentir la sensación de que somos relevantes. Aplicar la humildad junto a la navaja de Ockham. Pero si no vemos la globalidad, si la maraña de hechos entrelezados impiden ver la consecuencia final, ¿no conducimos a ciegas? Puede ser una huida hacia adelante en la que la presión es autoimpuesta. ¿Por qué tenemos que cargar con esta pesada carga de desbrozar el terreno de lo inmediato y al mismo tiempo mirar al horizonte en busca de ideales y grandes metas? Quizá sólo somos felices si no lo sabemos.

A lo mejor hemos llegado al fin de la historia. El progreso se detuvo. El primer mundo persigue crecimientos constantes del PIB nacional mientras se carga el producto “interior” bruto de cada persona. Relájate y disfruta. La mano invisible del Sr. Smith es la mano invisible de una nueva deidad que por difusa sólo puede ser adorada porque es ubicua. Cultura, arte, empresa, riqueza, crecimiento. Todo es un magma global. Relájate y disfruta.

Share This Article

Related News

Estupidez colectiva: mierda por arrobas
El Hierro visto a través de “Hierro”, la serie
Menos mal que Felipe VI es caballero de la Orden Jarretera

Sobre el autor

Julen

De la margen izquierda de la ría, en el Gran Bilbao. Estudié psicología y siempre me he movido alrededor de las empresas y las organizaciones en general. Con una pasión confesa: la bici de montaña.

(12) comentarios

  1. Pingback: Tweets that mention Consultoría artesana en red » Perdido el control, ¿sólo queda disfrutar? -- Topsy.com

  2. telemaco
    18/02/2011 at 10:42

    ¡Me he sentido tan identificado por lo que expresas en esta entrada!... que me dan ganas de memorizarla y plagiarte cada vez que alguien me pregunte: ¿que tal?¿cómo te va?.

    Lo curioso es que yo no me dedico a la consultorio y menos artesana, así que esto va a ser todo culpa de la complejidad dinámica.

    Ahora, que no tengo yo muy claro que "hacerlo todo más y más pequeño" no sea algo así como meter el polvo debajo de la alfombra, porque ya sabes aquello de que "si cortamos un elefante por la mitad, no tenemos dos elefantes pequeños sino un elefante muerto"

  3. Itxaso
    18/02/2011 at 11:47

    Me encanta tu blog.

    Un saludo.

    • Julen
      22/02/2011 at 06:49

      @Itxaso :-) :-) :-) Mil gracias. Pago la siguiente ronda ;-)

  4. Ramon Sangüesa
    18/02/2011 at 14:29

    O sea, surfea por la vida :-)

    • Julen
      22/02/2011 at 06:50

      @Ramón, sí porque ¿para qué desaprovecharla? Anda que no tenemos suerte de estar en una playa con buenas olas. Si no que se lo digan a toda esa parte de la humanidad que no tiene acceso a la electricidad o a comida todos los días. Así que mejor nos dejamos llevar que tampoco estamos en mal lugar ;-)

  5. Raúl Hernández González
    18/02/2011 at 15:43

    Como suelen decir, "la felicidad radica en las bajas expectativas" :). Si aspiramos a tener el control, nos desesperamos si no lo tenemos. Si aspiramos a tener impacto, nos desesperamos cuando no lo tenemos. ¿Y si planificásemos sólo en base a "grandes escenarios", sabiendo además que hay probabilidades de que la planificación salte por los aires? ¿Y si procurásemos, en cualquier caso, poner la cabeza y el corazón en lo que estamos haciendo en cada momento en vez de intentar abarcarlo todo? ¿Y si recordásemos que "lo pequeño es hermoso"?

    Creo que, en tiempos de inestabilidad (¿acaso nuestra realidad es más inestable que en tiempos pasados? ¿no estaremos pecando de narcisistas, pensando que "lo nuestro sí que es duro"?) es más importante que nunca "los cimientos", la base, nuestros valores más profundos (y reales; nada de declaraciones rimbombantes). Como dice el Evangelio, la casa construída sobre roca aguanta mejor las tormentas.

    • Julen
      22/02/2011 at 06:51

      @Raúl, lo de las bajas expectativas es una de las claves, de acuerdo contigo al 100%. Lo que pasa es que en el mundo de los negocios, eso es tabú.

  6. Isabel
    19/02/2011 at 15:29

    “¿Por qué tenemos que cargar con esta pesada carga de desbrozar el terreno de lo inmediato y al mismo tiempo mirar al horizonte en busca de ideales y grandes metas?”

    Supongo que ahora todo avanza demasiado rápido. Desde luego
    sería imposible, y la tensión insoportable, sin los espacios compartidos para
    que se encuentren esas “corazonadas lentas” que dice Steve Johnson en el vídeo
    que he descubierto a través de Francesca

    • Julen
      22/02/2011 at 06:53

      @Isabel, bonito lo de la "corazonada lenta". A lo mejor conviene desacelerar el mundo, ¿verdad? Yo creo que quienes hemos decidido jugar en lo pequeño, ya hemos dado un paso. Pero hay que aprender a vivir con una expectativa rebajada, que decía Raúl Hernández en otro comentario.

  7. Orlando Cotado
    21/02/2011 at 18:49

    Ah!! pero... se puede???... si es así...
    Gran post, cuanta razón tienes Julen.
    Saludos.

    • Julen
      22/02/2011 at 07:06

      @Orlando, por supuesto que se puede... disfrutar, pero con moderación ;-)

¿Quieres comentar?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies