Sunday, Jul. 21, 2019

Algunas ideas para oxigenarme en Innosfera

Este jueves día 20 me han invitado para participar en una jornada que organiza Innosfera aquí en Bilbao: Reinventar la ciudadanía. Se va a realizar en Eutokia, de donde por cierto, me van a hacer socio de honor, porque en las próximas semanas andaré por allí en tres saraos diferentes. Junto al menda, estarán ese día 20 a las 7 de la tarde el recién llegado de la Patagonia Borja Lastra y los mundialmente famosos Ismael Peña-López y Juan Freire. A ver si en otra ocasión decrece el grado testosterónico, que falta hace.

Bueno, a lo que iba, que el asunto tiene que ver con la reinvención de la ciudadanía. Ismael nos ha traslado una serie de preguntas para las cuales buscaremos respuestas. Son preguntas inteligentes pero me temo que sin respuesta a día de hoy. O quizá con respuestas que conducen a nuevas preguntas y que descolocan o recolocan, pero sin solución final.

La cuestión de fondo supongo que tiene que ver con el sistema ¿democrático? del que como sociedad del primer mundo nos hemos dotado. Instalados en una desconfianza creciente respecto a la política, la ciudadanía rasa puede acceder a información en volúmenes astronómicos. ¿Para qué? Para comprimir la vida y reducir el tiempo. La hora de hace unos años se ha reducido hoy a un conjunto de fracciones de minuto que insisten en salir al mismo tiempo. Más con menos. Somos trapecistas capaces de hacer espectaculares piruetas para regresar de nuevo al lugar en que estábamos. Todo ha sido efímero y espectacular: alimento para las masas.

La vida se ha teatralizado. Las series de televisión son el guión de nuestras vidas. Queremos ser como nuestros personajes favoritos de la pantalla. La política se hace teatro y nuestros lehendakaris salen en Vanity Fair y ensayan retórica como posesos porque la pantalla es la vara de medir el éxito. Pantalla en sus más variadas formas. Pantalla global, que diría Lipovetsky. Y la pantalla se hace cultura y la cultura se hace mundo. Y al extenderse desaparece. Y ahí queda un magma en el que los personajes de ficción y los seres humanos comparten escena.

La democracia representativa agoniza. O no. Porque está obligada a luchar por su cuota de pantalla. Castells en su último libro avala también la teatralización y nos expone la pujanza del escándalo como elemento básico para eliminar adversarios políticos. Es el marketing salvaje de buscar la oscura historia del oponente que no terminó la carrera de ingeniería. Unos tapan y otros aplican focos y luces de neón. Una pelea de imágenes para que la ciudadanía quede entretenida mientras el poder cabalga victorioso entre economías de la experiencia y emocionalidad a ritmo de coaching de garrafón.

Internet es habituada por internautas. Y la ficción se hace realidad. Porque en esta peli Alex de la Iglesia decide convocar a una representación de los internautas para salvar a la chica. Se hacen elecciones y salen elegidos por aclamación unos señores y señoras que defienden a la nueva ciudadanía. La red distribuida no se sostiene y necesita aclarar las cosas en una reunión. Twitter mediante y cámaras de televisión después, las cosas vuelven a ser como siempre. La chica todavía no muere.

¿De esto vamos a hablar el jueves en Innosfera? De algo así. Llevaré conmigo a Julen Cascarrabias aunque no descarto que el cabrón optimista que suele andar con él le gane la partida. Ya le ha pasado más de una vez. Pues eso, si queréis, nos vemos el jueves en Eutokia. Os aseguro que las preguntas que ha preparado Ismael son bien majas y que Borja y Juan son compañeros de mesa estupendos. Espero no desmerecer.

Ah… y como Ismael preguntará por Internet y la ciudadanía, yo por si acaso me agarro de nuevo a lo que decía Castells hace ya tiempo en una entrevista que le hicieron en El País y que yo citaba en un artículo de este mismo blog:

Sí, hay un desfase enorme entre la capacidad tecnológica y la cultura política. Muchos municipios han puesto puntos Wi-Fi de acceso, pero si al mismo tiempo no son capaces de articular un sistema de participación, sirven para que la gente organice mejor sus propias redes, pero no para participar en la vida pública. El problema es que el sistema político no está abierto a la participación, al diálogo constante con los ciudadanos, a la cultura de la autonomía, y, por tanto, estas tecnologías lo que hacen es distanciar todavía más la política de la ciudadanía.

Share This Article

Related News

Amazon y el pasado industrial en el Gran Bilbao
La religión de los datos: 10 citas de Yuval Noah Harari en Homo Deus
Comunidad, revisamos el concepto de la mano de Zygmunt Bauman

Sobre el autor

Julen

De la margen izquierda de la ría, en el Gran Bilbao. Estudié psicología y siempre me he movido alrededor de las empresas y las organizaciones en general. Con una pasión confesa: la bici de montaña.

(3) comentarios

  1. guiller
    15/01/2011 at 19:19

    He hecho propósito de nuevo año de volver a los posts de personas que sean al mismo tiempo cascarrabias y optimistas radicales (el último trimestre me abandoné un poquito, la verdad). Por los que llevo leídos, no me arrepiento. A ver si el jueves cuadra y me acerco a conocer Eutokia, que todavía no he estado.
    abrazo,

  2. Pingback: Consultoría artesana en red » Reinventar la ciudadanía en Innosfera

  3. Pingback: ICTlogy » SociedadRed » Reinventar la ciudadanía: Edición de Innosfera en Bilbao

¿Quieres comentar?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies