Friday, Dec. 15, 2017

10 consejos útiles sobre finanzas en consultoría artesana

10 consejos útiles sobre finanzas en consultoría artesana

Eat MoneyAndamos preparando un taller de consultoría artesana para el 28 de enero de 2011 aquí en Bilbao. Espero que podamos llevarlo a cabo en Eutokia, con quienes lo andamos hablando estos días. Todavía en fase de cocina, es posible que tenga una parte específica con el grupo promotor del sarao artesano de la consultoría y otra parte más abierta para compartir puntos de vista con otros proyectos empresariales similares a los nuestros. ¿El tema? La pasta, todo por la pasta 😉

Creo que hablar de dinero es algo que muchas veces incomoda. Pero es algo de lo que hay que hablar, lo mismo que ayer y lo mismo que mañana. Otra cuestión es el enfoque y el valor que se le da a la pasta. Sin embargo, supongo que todas/os tenemos que ganarnos un sustento digno para cubrir unas necesidades que lamentablamente a veces galopan desbocadas a lomos del capitalismo emocional en que vivimos.

Respecto a nuestros negocios artesanos de consultoría tenemos la suerte de que la estructura de costes que tenemos por detrás es mínima. Trabajamos con nuestro conocimiento -pensamiento, emoción y acción- sin necesidad de grandes inversiones. Esto siempre ayuda porque no hay tantas facturas que pagar de manera constante a fin de mes. En realidad, sólo hace falta por un lado un hueco donde sentarse (cuando no estemos en casa del cliente) y por el otro un ordenador y un móvil con una conexión digna a Internet. Y tira millas. Por supuesto que luego está el asunto de las cotizaciones a la Seguridad Social y si quieres tener un soporte de asesoría contable y fiscal. Y punto final.

Otro asunto es de dónde van a venir los ingresos. Aquí cada cual debe mirar sus competencias, pero tras siete años con este modelo, comparto algunas pequeñas recomendaciones:

1. Conviene afianzar algún tipo de acuerdo-marco con algún cliente estratégico (en mi caso MIK-MU) que quizá con un precio de facturación/hora más bajo, permita algo parecido a un ingreso fijo. Puede ser, por ejemplo, el caso de ciertas horas de formación. Es ingreso limpio, obliga a estar al día de ciertos temas y siempre deja margen.

2. Trata de conseguirte una pequeña cartera de clientes fieles. Ya, claro, ya sé que cuesta y que hay que hacer las cosas muy bien y generar confianza. Pero nunca vamos a tener muchos clientes; así que los que tenemos son oro. Con estos clientes, la facturación también puede estar más contenida. A fin de cuentas, si hay química, seguro que lo pasamos bien con ellos, ¿no?

3. Cuando hagas ofertas, mira bien cómo estás proponiendo la forma de pago. Trata de negociar para el pago no sea por defecto a los 90 ó 120 días, que de todo hay. No siempre es posible, pero tenemos que hacer ver a quien contrata nuestros servicios que no somos un proveedor más. Por eso es importante que periodifiques las facturas. No es lo mismo hacer un proyecto por importe de 18.00o euros con una factura al final (¡qué horror!), que con seis facturas mensuales, por ejemplo. Y ya sé que la Administración es un dolor para estas cosas.

4. Cuando hagas estimaciones de lo que vas a cobrar por un proyecto, acuérdate de añadir los gastos que crees que se producirán e inclúyelos en el presupuesto final. No están los tiempos para que te comas con patatas esos gastos y aminoren tus beneficios.

5. No olvides que hay muchos gastos “corrientes” que pueden ser imputables a tu actividad profesional de consultoría artesana. Aunque siempre es un tema en el que alguien con conocimientos debe asesorarnos, no olvides en este sentido imputar: la compra de libros, los desplazamientos por motivo de trabajo, los gastos de telefonía móvil y equipamiento informático. Son gastos que restan a tus ingresos.

6. Es interesante que en la cartera de proyectos incluyamos trabajos no facturables. No sólo de dinerillo vive la humanidad. Una parte de nuestro tiempo debe mostrar nuestro compromiso con ciertas causas, que pueden ser de índole diversa. Muchas veces, aunque parezca extraño, aparecen conexiones que incluso hacen derivar hacia la facturación lo que comenzó como un aportación altruista. Aunque suene a una cierta contradicción en los términos, conviene “trabajar gratis”. Llámalo voluntariado si quieres.

7. El beneficio es una resta muy simple de ingresos menos gastos. Pues bien, no estaría de más que pensáramos, como decíamos antes, contener los gastos. Cuestión de cada cual. Pero si subes el ritmo de vida, las exigencias que vas a hacerle a la primera línea de la cuenta de resultados son mayores. Tenlo en cuenta. Quizá sea una reflexión lógica en nuestro modelo: no deberíamos caer en las fauces del consumismo desbocado.

8. Existe, junto a la lógica del dinero, la lógica del trueque. Tampoco conviene olvidarla. Existen alternativas para disponer de servicios que no se pagan con dinero sino con otros servicios. Es una opción que conviene explorar. Al igual que la de compartir gastos con otras personas que trabajan de forma parecida a como lo haces tú. Además, esto genera química personal.

9. Factura siempre con la referencia inicial de precio de mercado. Aunque luego juegues hacia arriba o hacia abajo, según te interese. Pero el punto de partida es el precio de mercado. Tú y yo no establecemos esas reglas y no tenemos -hasta cierto punto- capacidad de modificarlas. Por eso partimos de ellas para después jugar según nos convenga. Eso sí, tenemos la gran ventaja de que nuestra flexibilidad en precio suele ser mucho mayor que el de las consultorías tradicionales.

10. Trata de facturar en diferentes cestos. No coloques todos los huevos en el mismo cesto para prevenir que un problema en un sector o nicho concreto te hunda en la miseria. Esa diversificación puede tener que ver con facturar a empresa privada y Administración, a sectores industriales diferentes o en actividades distintas (consultoría/formación).

En fin, que andamos calentando motores para el taller y hay que engrasar neuronas. Por eso comparto esta primera reflexión. En general, la serie de ocho artículos que escribí hace ya un año sobre mi negociete de consultoría artesana puede servir también como material de consulta. Espero que podamos montar un taller interesante y, sobre todo, útil. Todo por la pasta. Que no, que no. No todo es dinero. Aunque a veces lo pareciera.

Share This Article

Related News

Mentoring con leinners de último año
Fundamentos de psicología
¿Realmente merece la pena el doctorado?

Sobre el autor

Julen

De la margen izquierda de la ría, en el Gran Bilbao. Estudié psicología y siempre me he movido alrededor de las empresas y las organizaciones en general. Con una pasión confesa: la bici de montaña.

(17) comentarios

  1. aitormanah
    01/12/2010 at 06:54

    28 de Enero, ¡tomo nota!
    Sí, estoy contigo Julen, el tema del dinero siempre es un tema complicado. Es interesante re-inventarnos y explorar otras formas de ingreso que se adecuen bien a nuestras necesidades.
    Yo creo que muchas veces, centramos demasiado la atención en el numerito precio/hora, sin tener en cuenta muchos otros aspectos. Y es que, en parte, yo también opino que la política de precios, es todo un arte!
    Gracias por haber planteado el tema. Eskerrik asko por compartirlo Julen.

  2. Raúl Hernández González
    01/12/2010 at 08:00

    Un aspecto que suele ser difícil, desde el punto de vista del artesano/independiente, es el establecimiento de una separación clara entre "cuentas del negocio" y "cuentas personales". En aras de una mayor claridad, conviene mantener separados ambos ámbitos. El negocio con su propia cuenta bancaria, a la que van los ingresos de la actividad, y los gastos (incluso con su propia tarjeta).

    También suele ser interesante pagarse un "sueldo" (trasvasar una cantidad fija al mes desde la cuenta del negocio a la cuenta personal). Si por necesidades de financiación necesitamos hacer un trasvase inverso, hacerlo de forma clara.

    De esta forma, aunque no llevemos una "contabilidad" formal, podremos tener una idea clara de hasta qué punto nuestro negocio es rentable, la periodicidad de cobros/pagos, etc.

  3. David de Ugarte
    01/12/2010 at 08:41

    ¡¡Qué estupenda coincidencia que estéis todos el 28 en Bilbao!! Quería justamente escribirte para que te reservaras el 27 de enero para el «Día Garum» de la Garum Fundatio que haremos en la biblioteca de Deusto (arriba con vistas al museo y la ría). El tema es mercados, redes y software libre. Y ya nos han confirmado Douglas Rushkoff, Rudy Rucker y Miguel de Icaza, pero esperamos algunos más. Como creo que vamos a tener problemas de exceso de demanda estaría genial poder reservaros a ti y a la red de consultoría artesana los sitios que nos digáis...

  4. Juanjo Brizuela
    01/12/2010 at 15:31

    No hay mejor forma de crecer que "divirtiéndose" con cada proyecto, el cliente y uno gana… siempre. Por eso las formas son importantes no sólo el qué ni el cuánto… aunque hay que ser también escrupulosos con todo ello…
    Gracias por la lección

  5. Enrique Suso
    01/12/2010 at 16:05

    En mi opinión, el tema financiero es un tema absolutamente digno hasta que alguien lo corrompe por utilizarlo como fin último. De hecho, el dinero es el medio que nos hemos dotado para que todo se ponga en movimiento en la vida real.
    El acceso a la financiación es un derecho de todos y el uso responsable de los medios financieros es un asunto que no está resuelto al día de hoy.
    Simplemente quería comentar el interés que me despierta en el apartado de obtención de ingresos para una actividad, como puede ser una consultoría artesana con enfoque social y abierto, el papel que juegan las fundaciones, obras sociales u otros montantes de dinero que no se sabe muy bien en qué usar. Desconozco los mecanismos que mueven este dinero, que podría tener efectos muy importantes en proyectos que generan riqueza social y económica.

  6. Odilas
    02/12/2010 at 01:25

    :)

  7. Julen
    02/12/2010 at 06:13

    @aitormanah, @raúl, sería estupendo si os podéis acercar ese día 28 de enero al taller que estamos organizando. Raúl, ya he seguido tus artículos en que compartes la forma en que te organizas... yo también ando con las mismas historias. Seguro que el taller te interesará, es territorio amigo ;-)

    @David, tomo nota del sarao del 27. A ver si podemos vernos.

    @Enrique, es terreno delicado ese que comentas de las fundaciones, obras sociales y demás. No sé, nunca he entrado en esos vericuetos aunque seguro que ahí hay mucho que aprender.

    @Odilas, pues lo mismo, :-)

  8. Julen
    02/12/2010 at 06:14

    @Juanjo, eso, que divertido no obvia para que con ello ganemos dinero, ¿no?

  9. Bartolome
    02/12/2010 at 20:21

    Muy interesante la exposición, con la que estoy completamente de acuerdo.
    Si finalmente lanzais el Taller, os agradecería que me informaras para estudiar la posibilidad de asistir. Puede dar referencias mías Amalio.
    Un saludo desde Valladolid

  10. Raúl Hernández González
    03/12/2010 at 00:41

    Perdón, no confundamos "la forma en la que me organizo" con "la forma en la que voy pregonando que hay que organizarse" :D

    Sería estupendo poder estar por allí por aquellas fechas. De momento lo voy a apuntar, y si surge, os aviso!

  11. Miguel Macías
    08/12/2010 at 19:37

    Me ha gustado esta lista de consejos útiles. Sobre todo, la del "trueque" y la de "pon los huevos en diferentes cestos". Para un consultor o a una micropyme la co-creación, la colaboración permanente deberían formar parte de su estrategia. Por otro lado, por aquí en Andalucía muchas pymes "viven" de la junta de andalucía y en el contexto general están reestructurando su cartera de proyectos hacia una facturación más privada que pública: hay que diversificar!!

    Saludos,

  12. Pingback: Consultoría artesana en red » Pide lealtad y ofrece trabajo precario o paro

  13. Pingback: Consultoría artesana en red » Todo por la pasta, taller de la red de consultoría artesana

  14. Pingback: Consultoría artesana en red » Compartiendo materiales para el taller Todo por la pasta

  15. Pingback: elDronte » Novedades escocesas y cibernéticas

  16. Pingback: Emprender en Psicología: El maravilloso mundo de los recursos humanos y la consultoría | dronte.es

  17. Emprendedor
    09/03/2016 at 19:39

    Estoy de acuerdo en cuanto a que una de las cuestiones más importantes es mantener una diferenciación clara de las cuentas profesionales y personales, además de la reinvención y la investigación en nuevos modos de negocio.

¿Quieres comentar?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies