Saturday, Jul. 20, 2019

Mercado gay y funky business

Leía ayer en El Blog Salmón que Fiat 500 quiere posicionarse preferentemente ante el colectivo gay. ¿Que un grupo social es “acotable” comercialmente? A por él. Porque la danza frenética por la emoción básica como argumento de venta continúa imparable. Sólo tengo que concretar la tribu a la que voy a embelesar. Todo grupo humano es un potencial nicho de mercado. Menuda perogrullada que acabo de decir. ¿Acaso digo algo nuevo? Pues claro que no.

No, el fondo no es nuevo. Pero sí que cada vez es más evidente que las marcas comerciales reinan en la tierra sobre todas las demás cosas. Aunque la religión sigue jugando la baza de recoger migajas vendiendo miseria moral y quiere acercarse como tabla de salvación, en realidad no tiene nada que hacer ante la realización personal a través del consumo. El primer mundo lo hemos pintado así entre todos. Punto pelota. Eres tú y tus marcas comerciales.

¿Por qué no voy a dirigir mi marketing hacia un colectivo con una identidad determinada? La ola ya está ahí. Es grande, es poderosa, es real. ¿Son muchas personas? Pues a saco para introducir en sus vidas la realización mediante el consumo. Te ofrezco más y más señas de identidad. “Soy como tú”. Quiero que seas tú más que nunca. Así que voy a proporcionarte más cosmética. Y la cosmética acabará filtrándose por los poros de tu piel. Serás tú. Serás mi marca. Tú serás mi mejor argumento de venta.

Es más, hoy en día es difícil alcanzar madurez como grupo humano si no hay un conjunto de marcas comerciales que lo definen. Las grandes empresas se mueven entre estilos de vida para dar de comer a la investigación antropológica contemporánea.

¿Y acaso hay algo de malo en todo esto? Son los signos de los tiempos. Estamos en el siglo XXI. Los heterosexuales no manifiestan lucha identitaria. En cambio la homosexualidad se presenta como un segmento de mercado con nichos aún por explotar por las grandes marcas. Nichos con más potencial de trabajo comercial-identitario: elige entre el Fiat 500 Lesbo, Leather, Drag, Oso o Cool.

Además, todavía quedan armarios sin abrir. El fútbol, por ejemplo, es territorio de machos. Camacho, el Poli Rincón o los sonrojantes comentaristas de la SER no parece que sean objetivo de ventas del Fiat 500. Hasta ahí podíamos llegar. El fútbol todavía se juega con un par de cojones. Y, claro, esto incluye que para motivar, hay que gritar a un chaval de 13 años: ¡Cabrón, hijoputa! ¡La hostia! ¡Que hay poner más cojones en el campo! Y nadie se escandaliza.

Marcas comerciales y nichos mercado. Grupos humanos que se definen por lo que compran. Por lo que compramos. La compra como norte de la vida en el primer mundo. No recuerdo haber estudiado estas cosas en mi licenciatura de psicología. Supongo que hoy deberá ocupar horas. Felicidad y patologías a lomos de iconos mediáticos. Fútbol en Sudáfrica con balones de Pakistán.

———–

La imagen está tomada de El Mundo, en su noticia: Fiat se sube a la cabalgata del Orgullo Gay.

Share This Article

Related News

Amazon y el pasado industrial en el Gran Bilbao
La religión de los datos: 10 citas de Yuval Noah Harari en Homo Deus
Comunidad, revisamos el concepto de la mano de Zygmunt Bauman

Sobre el autor

Julen

De la margen izquierda de la ría, en el Gran Bilbao. Estudié psicología y siempre me he movido alrededor de las empresas y las organizaciones en general. Con una pasión confesa: la bici de montaña.

(4) comentarios

  1. Isabel
    03/07/2010 at 10:53

    Y lo curioso es que mucha gente parece encantada con este marcado identitario.
    La parte en la que hablas del fútbol le va perfecta a un post mío del mes de abril (Centro de gravedad) así que he añadido la referencia en las actualizaciones.

  2. sergi
    27/07/2010 at 00:58

    Vaya, este artículo lo leo justo cuando una amiga/socia de Madrid (emprendedora hasta la médula) está moviendo un proyecto "cooperativo" interesante para la primera feria del Turismo Gay, en donde resumidamente ella ha contratado un espacio en dicha feria y va a ofrecer una recopilación variada de pequeñas empresas de los sectores más variados posible, que manifiesten ofrecer un trato "adecuado" (sensible?) al colectivo homosexual, no necesariamemnte en cuestiones de turismo.

    El proyecto me pareció original por lo de "cooperativo" (por contra a competitivo), que tú yas has tocad en este blog tantas veces. La oferta conjunta de esas empresas se ofrece en forma de CD (gratis) a los visitantes de la Feria así como en red, en donde estará el directorio visible durante un año, promocionando pues la oferta de esas empresas. Las empresas que quieran participar solo han de hacer una simbólica aportación de 150 euros por todo.

    Curiosamente, el proyecto se ha materializado justamente como tu artículo sobre el colectivo homosexual, por eso aprovecho para divulgar el proyecto de mi amiga ;)

    http://fastdoc.es/index.php?pag=tarifas-evento-expogay-en-torremolinos-malaga

    Un saludote!!!
    SERGI
    **SÒC CATALÀ i PARLO CATALÀ**

  3. Pingback: Consultoría artesana en red » Lo que hago pierde terreno a con qué lo hago

  4. Pingback: Centro de gravedad | EnPalabras

¿Quieres comentar?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies