Sunday, Jul. 21, 2019

Consultoría artesana, negocio pequeño

Escrito por:

|

08/01/2010


Categorías:

Etiquetas:

Consultoría artesana, negocio pequeño

No puedo entender la artesanía como un negocio grande. Es imposible, va contra su esencia. Entonces, ¿podemos hablar de artesanos que trabajan en empresas grandes? Me temo que no. Al menos, no cumplen algunas condiciones básicas del trabajo artesanal y que tienen que ver con actuar con cierta ilógica de mercado. Me explico. (Otra cosa es que sean artesanos fuera sus trabajos remunerados).

En la idea artesana de actividad profesional que manejamos, la cooperación entre iguales es seña de identidad. La persona que trabaja consigo misma y sus circunstancias puede decidir desde su libertad qué comparte y cómo hacerlo. Con las lógicas de un mercado que todos compartimos (pero que encaramos de formas distintas), el supuesto artesano de la gran empresa de consultoría sabe que no es libre, por ejemplo, para compartir contenidos. No es libre para decidir sobre la propiedad intelectual de los contenidos que produce. Su “espíritu” puede ser muy “artesano” pero su capacidad para actuar de forma consecuente es muy reducida.

Claro que a veces los límites de la consultoría artesana los ponen nuestros clientes. Pero no siempre. Porque disponemos de mucha producción “propia” para compartir como materiales para cursos, metodologías u otros soportes para el trabajo de campo. En cualquier caso, las más de las veces la artesanía es una actitud. Eso sí, siempre con hechos por detrás. Porque, como dice Sennett, el artesano “ilumina mostrando antes que hablando”.

Si buscamos en los sitios webs de las grandes empresas de consultoría (y también en la inmensa mayoría del resto de empresas de consultoría) no vamos a encontrar ninguna licencia que tienda hacia el copyleft. Al mismo tiempo es curioso observar cómo los discursos giran en torno a su tremenda capacitación profesional. Pero si vas a buscar contenidos, salen a cuentagotas. No obstante, estoy convencido de que la tendencia general a “abrir” contenidos va a crecer. Sólo hace falta que algún marketiniano con galones tire la primera piedra.

No, los artesanos no hacemos grandes negocios, aunque en general deberíamos ganar más que en el mundo asalariado. No tenemos gran capacidad, no debemos entrar en grandes “cuentas” esclavizadas por un mercado agresivo donde hay que desarrollar tácticas bélicas. Eso sí, jugaremos con la paradoja de trabajar con personas insertas en ese voraz escenario. Paradojas no nos van a faltar.

Sólo hace falta echar un vistazo al último informe (2008) del sector de la consultoría editado por la Asociación de Empresas de Consultoría para darse cuenta de que todo lo que ahí se cuenta es, en gran parte, ajeno a nuestras dinámicas artesanas. Somos una mínima parte de la consultoría que se lleva a cabo. Sí, de acuerdo, hay mucha gente que trabaja “por su cuenta”, pero, ¿cuántas de esas personas están pensando en sí mismas como artesanas con planteamientos similares a los que explicamos por aquí?

Por todo lo anterior, creo que una forma sencilla de buscar actitudes artesanas es que tu negocio sea pequeño. Porque precisamente quien opta por la artesanía decide aceptar reglas de juego diferentes a las habituales de crecer, crecer y crecer. No creo que un buen artesano encuentre motivación personal en el crecimiento. Es más, creo que lo rechaza. Porque al crecer perdemos el control sobre nuestra eficiencia. “El buen artesano aprende cuándo es el momento de parar. Es probable que más trabajo sólo empeore las cosas”, dice Sennett.

Seamos lo que seamos, somos pequeños, personas con una actividad profesional muy limitada. Intervenimos en espacios de confianza. Y si no se da, hay que salir de ahí como mejor podamos. No conviene jugar con fuego y llevar a cabo proyectos en los que hay más que ganar que perder.

——————

La foto en Flickr es de afoncubierta.

Share This Article

Related News

Cuando aprender es tan fácil que te lo hace imposible
Mendeberri 2025, el modelo educativo de Mondragon Unibertsitatea
La tesis doctoral en 10 imágenes

Sobre el autor

Julen

De la margen izquierda de la ría, en el Gran Bilbao. Estudié psicología y siempre me he movido alrededor de las empresas y las organizaciones en general. Con una pasión confesa: la bici de montaña.

(7) comentarios

  1. mkl
    08/01/2010 at 08:39

    Y éste podría ser el séptimo post de tu reflexión sobre seis años de consultoría artesana. No he comentado antes por ver cómo acababa el tema y, de verdad, esta entrada podría ser el colofón. Tampoco es que vaya a decir demasiado, tus conclusiones coinciden (hasta demasiado ;-) ) con lo que pienso: no sólo con lo que pienso, también con lo que experimento.

    Y aprovecho para felicitaros, a ti y a David, por vuestra "unión" :-D . Hay montones de parejas-leyenda: Bonnie & Clyde, Cassidy & Sundance, Haddock & Tintín, Asterix & Obelix... Ya ves. Ya tenemos una más :-D y me alegro mucho.

    Un abarazo, nos vemos pronto.

  2. Julen
    08/01/2010 at 09:03

    @mkl, estoy releyendo algunas cosas de estos últimos dos años. ¿Sabes? Con humildad, pero creo que estamos creando una forma de hacer las cosas. No me gustaría pecar de ombliguismo ni de "qué bonito es todo esto", porque creo que necesitamos crítica y autocrítica, pero con el paso del tiempo, creo que acabaremos haciendo algo útil para otra gente.

  3. cumClavis
    08/01/2010 at 11:44

    Y es que leyéndote me parece estar siguiendo tu estela. Coincido al 100% con tu planteamiento de la consultoría. De la misma forma que coincido también en la parte cascarrabias que comentabas en el post anterior. Ambas cosas deben ser cosas de la edad...:-) Un abrazo Julen

  4. Odilas
    08/01/2010 at 12:35

    Por ser críticos o autocríticos :). No estoy tan segura de que no hayan Artesanos, tal y como los entendemos y describes aquí, en las empresa. Es verdad lo que expones sobre sus limitaciones para actuar de forma consecuente. PEro también pasa que esa gente(algunos), comparte material con sus compañeros, crean comunidades de soporte más allá de sus fronteras departamentales o incluso empresariales, se entregan a la calidad aunque les cueste enfrentamientos con sus gerentes financieros...etc.
    No sé, para mi, esos son Artesanos atrapados en una fábrica. Y como dices, en el otro lado, hay gente que trabaja por su cuenta y que no por eso es Artesana.

    Lo del tamaño está claro, si creces, rebientas!. Aunque más que crecer o no, quizás habría que pensar crecer cómo: Qué forma tiene el crecimiento en una lógica Artesana?.
    PEro ese es otro lío en el que ya nos meteremos otro día :)

    un abrazo.

  5. Nacho Gallego
    08/01/2010 at 18:18

    Hola Julen, ahora estoy trabajando en una Grupo de Desarrollo Rural entre Palencia, Burgos y Cantabria, dinamizando internet de la forma más artesanal que podemos. El otro día hablaba con @rgcolsa de ti y de Consultoría Artesana en Red, y me entrarón ganas de volverte a leer tras muchos meses de no seguir tu inspiración.
    Aquí me conecto y sigo a "los" artesanos en red. Un abrazo.

  6. Julen
    13/01/2010 at 07:41

    @cumClavis, extrañas sintonías ;-)

    @Odilas, para gustos los colores. ¿El crecimiento? Pues por desagregación; más que evidente, ¿no?

    @Nacho, me alegro mucho de saber de nuevo de ti. Bonito asunto parece ese que llevas entre manos. A ver si nos vemos algún día. Un abrazo.

  7. Pingback: Consultoría artesana en red » Reunión de microbios en Medialab Prado

¿Quieres comentar?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies