information of medicines

Thursday, Jul. 28, 2016

Consumo y felicidad 2.0

Farol AlbernazDice Bauman que la felicidad no es tal si no que se ha convertido en la “búsqueda de la felicidad”. No es un estado que valga la pena en sí mismo, porque cuando estás en él resulta insatisfactorio si no se modifica. Así que siempre parecemos andar a la caza y captura de eso que no tenemos. Y esto, cómo no, también sirve para lo que sucede en lo que antes era Internet, luego la web social y hoy parece remitido a Twitter y Facebook.

Estar dentro del fenómeno tiene la ventaja de que eres sujeto y objeto, bicefalia curiosa. Eso sí, el torbellino es tal que tomar distancia respecto a su centro parece misión imposible. Las conversaciones que durante años y años sucedieron en las plazas de los pueblos y en sus bares, ahora parecen agolparse en las redes sociales de Internet. Los carcas y aburridos blogs que escribimos están perdiendo la batalla ante la búsqueda de una nueva conversación que va a suceder en Twitter y Facebook, pero sólo por unos breves instantes, no se engañen. Mañana morirán de éxito, al igual que los blogs, Google o el mismísimo lehendakari. A todo cerdo le llega su San Martín. Y no unáis cerdo y lehendakari.

No obstante, “donde fueres haz lo que vieres”. Pero… con sentido crítico, por favor. Porque esta locura de hiperconsumo y de instantes en que hemos transformado nuestro devenir provocará sus propias patologías. Ansiedad en diversas formas y colores. Stress laboral o angustia ante el exceso, síndromes de atención deficiente y neurosis compulsivas. Y junto a ese panorama, hay quien disfruta con los nuevos estándares. Así somos. De todo hay en la viña del señor. Relájate y disfruta.

Es interesante asistir a la auténtica gran tercera ola de la web. Web 1.0, web 2.0… y ¡zas! la verdadera explosión: todo chirichu en Internet diciendo chorradas y no chorradas, pero en cantidades desorbitadas. Ahora sí que sí esto empieza a ser conversación de ascensor. ¿Qué chaval no está en Tuenti?, ¿quién no sabe de qué va Facebook? Es evidente: la web 2.0 no reventó los techos de participación por mucho blog que hubiera y mucha wikipedia escrita por las multitudes. La nueva religión del primer mundo se dirime entre las redes sociales en Internet y el fútbol. De momento quizá gane el fútbol, pero ya habrá forma de fundirlos en un único universo.

La ciudadanía del primer mundo exige twitter, facebook y tuenti. Lugares donde ser quien eres, imbécil o brillante. Lugares donde dejamos suficiente huella para ser mejores sujetos y objetos de consumo. Lugares más allá de nuestras tarjetas de crédito. Lugares donde ser quienes somos para que el mundo fabrique objetos de consumo enfocados al logro de nuestra felicidad. Pero, eso sí, sin nunca conseguirlo. Así de bueno es el diseño de todo esto.

Disculpad que no meta enlaces en este artículo. Han salido rápidos los párrafos y así los dejo. Serán las vacaciones que no se terminan de despegar. Nos leemos.

Share This Article

Related News

Cuando Internet y sus conversaciones se ven como amenaza
Hace 10 años
Cada empresa con su Wikipedia

Sobre el autor

Julen

De la margen izquierda de la ría, en el Gran Bilbao. Estudié psicología y siempre me he movido alrededor de las empresas y las organizaciones en general. Con una pasión confesa: la bici de montaña.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies