Tuesday, Jul. 23, 2019

Me doy de baja y me llevo todos mis datos

mis-datos1Ayer tuvimos reunión de Obea, coming soon… bueno, cuando Aitor Bediaga se saque un rato para aglutinar contenidos. Ya sabéis que somos espíritus vagando por la web en forma de blog por persona, pero por fin parece que los hechos nos obligan. Decidimos ayer agrupar en una página nuestras publicaciones y otros contenidos básicos. También, por supuesto, hemos quedado en recuperar nuestro blog yacente para comunicar actividades en curso del grupo de investigación, que son muchas, como nos dimos cuenta ayer.

El café de la mañana sirvió para un acalorado debate sobre Facebook y esas perversas políticas de ciertas empresas que juegan a crear herramientas para que gestionemos nuestras relaciones en Internet y luego se quedan con los contenidos. Algo de lo que hablamos en el último taller de Aprendices. En la conversación David nos comentaba evidencias. No leemos, en general, las condiciones de lo que firmamos porque:

  • hay una mayoría de gente ¿vaga y cómoda?, a la que no preocupan estas cosas
  • vivimos atrapados en torno a las palabras “gratis” y “regalo”, que actúan como imanes para captar usuarios

Pero no sólo se trata de que eso “ya es así” sino de “por qué hemos llegado ahí“. Y, claro, ciertas empresas han tejido muy bien su marketing engaño. Darse de alta en cualquier servicio es simple: un click y resbalas hacia dentro. Ese proceso ha sido diseñado con el mayor de los cuidados para que sea simple, directo, tentador. Con zanahorias de diverso tipo: sea con palabras mágicas como gratis o regalo, o sea con promesas de paraísos terrenales. Captar, captar, captar. Todo vale.

Luego, después de que estás “dentro” puedes tener tus mosqueos con el proveedor y caes en la cuenta de que funcionan como sectas. Una foto tuya que está en algún lado y no tienes forma de que la quiten. Quieres salir y es difícil. Muchas personas se hacen conscientes de dónde y cómo están cuando tienen un problema. Entonces ves lo que antes no podías.

Por eso ayer en nuestro descanso mañanero comentamos una solución (una, sólo una, porque hay muchos más frentes por abrir) para arreglar este tipo de problemas: que todos estos proveedores de redes sociales basadas en Internet habiliten un botón visible y de fácil acceso. El botón debe decir: Me doy de baja y me llevo todos mis datos. Esto quiere decir que sea tan fácil salir como entrar y que cuando sales, lo haces realmente eliminando la materia prima que hace florecer sus negocios.

Si yo fuera un tipo activo en Facebook, montaría un grupo, pero tampoco voy a dar de comer al monstruo. Es terreno delicado, muy delicado, este que pisamos. Demonizar herramientas de uso masivo es crear alarma ¿innecesaria? Pero no hacer nada es el peor de los remedios. Seguimos alimentando el negocio de quienes nos prestan servicios con el mejor de los combustibles: tu información.

Share This Article

Related News

Amazon y el pasado industrial en el Gran Bilbao
La religión de los datos: 10 citas de Yuval Noah Harari en Homo Deus
Vehículos autónomos y dilemas morales

Sobre el autor

Julen

De la margen izquierda de la ría, en el Gran Bilbao. Estudié psicología y siempre me he movido alrededor de las empresas y las organizaciones en general. Con una pasión confesa: la bici de montaña.

(5) comentarios

  1. edurne
    02/07/2009 at 10:25

    Creo que es difícil ser consciente de dos aspiraciones legítimas y perseguir ambas: una, desear compartir en un espacio público (virtual) mis ideas, mis experiencias cotidianas, etc., y dos, desear tener cierto control sobre tus datos personales, quién los tiene, para qué los usa, qué decisiones que me pueden afectar (aunque sólo sea incordiar) pueden tomar con la información sobre mi persona que está en internet o que es localizable a través de buscadores.

    Cuanto más informados estemos y mejor comprendamos las implicaciones que tiene la información que nos solicitan, podremos decidir más libremente qué damos y qué negamos proporcionar. Y claro a veces no es fácil tampoco comprender las políticas de privacidad, las oscuras cláusulas informativas....

  2. Antonio Palacián
    02/07/2009 at 18:57

    Hace un mes al incorporarme a Linkedin, mi descubrimiento más interesante fue el grupo OBEA por el concepto de Empresa Abierta y además unido a la universidad de Mondragón y a la cultura empresarial del País Vasco, para mi una de gestiones más innovadoras de España. Me gustaria que en algunas cosas fueran referencia a hacer en la Comunidad Valenciana, de ahí que soy difusor de las mismas por estas tierras.

    La cuestión es dificil no más que importar algunas cosas de hacer valencianas al País Vasco, pero bueno a lo que iba, al empezar a leer el post me he alegrado que el grupo OBEA se plantee seguir con la idea, tratando de enriquecerla. Yo os animo a ello porque creo que es muy interesante, me ofrezco con mis limitaciones tanto de tiempo como de conocimientos a enriquecerlo y deseo que los muy buenos componentes del grupo hagan un esfuerzo por dinamizarlo. Seguro que sera agradecido por muchas personas inquietas por innovar en la gestión empresarial.

    Un saludo y gracias

  3. Visi Serrano
    02/07/2009 at 22:54

    Hola artesanos y artesanas

    Consulto este blog desde hace tiempo y no me había animado a comentar hasta ahora.

    La lectura de esta entrada me ha recordado otros debates, que en más de una ocasión, he mantenido con otras personas, reacias y permitidme el juicio de valor, paranoicas por el peligro que intuyen, ante la idea de mostrarse en la red. Comparto con quien quiera leerlo cual es mi opinión al respecto.

    Cuando hablo con alguien, lo que digo, mis palabras impactan en el otro, en mí, en la relación y tiene unas consecuencias. Pensemos qué ocurrió cuando nuestra pareja nos dijo "te quiero" por primera vez, y valoremos el impacto que tuvieron esas palabras. En la red también conversamos. No acabo de entender cómo podría justificar mi "no responsabilidad" cuando participo publicamente de una conversación en la internet.

    De la misma manera que quien habla se confiesa, quien "blogea" también.

    Salu2 de otra artesana.

  4. Alberto
    03/07/2009 at 04:46

    Ya igual, el fenómeno FaceBook está de pasada. Ya la gente se encontró, reencontró, lloró y se calmó. Solo quedan los rezagados que siguen llegando. Han tenido que ir inventando herramientas y juegos para motivar a que la gente entre nuevamente. Pasará y vendrá otro nuevo; solohay que estar alerta como dice Julen. En mi país dicen que hay que estar "mosca..!!"
    Saludos
    Alberto

  5. Visi Serrano
    05/07/2009 at 13:37

    A partir del minuto 35 el documental se centra en las malas prácticas en las redes sociales y los problemas para proteger tus datos.
    http://www.documaniatv.com/tecnologia/redes-sociales-quiero-ser-tu-amigo-video_08849b9d6.html

    En todo caso me quedo con la frase de usa usuaria, es bueno porque la gente es buena. Y cómo se utilza para dinamizar los pueblos.

    Salu2

¿Quieres comentar?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies