Thursday, Sep. 20, 2018

Obea, ¿tenemos que ser empresa con propósito?

Escrito por:

|

23/05/2009


Categorías:

Etiquetas: , , , ,

obea255x159Andamos debatiendo en OBEA si constituirnos como empresa. Ya sabéis: CIF, cuenta de resultados y esas cosas. Es lo que hay. A mí particularmente me gustaría, pero no lo tengo nada claro. Lo reconozco. Es un sí, pero no. Es, hasta cierto punto, una paradoja.

En parte me recuerda al curioso caso que nos sucedió en Aprendices. Surgió el debate de si constituirnos como asociación cultural para darle más potencia al proyecto y organizar actos de mayor relevancia. Hablamos de organizar un macroencuentro. Algún día saldrá. Pero, ¿qué pasó? Tras una votación en la que muchos dijimos que adelante, todo quedó en que nadie hizo nada. ¿Reconocimiento implícito de que no apetecía?

¿Será que formalizar algo le resta autenticidad y potencia? La lógica hasta la fecha nos diría que no, que un compromiso formal con un proyecto que quiera ser algo es necesario. Pero, ¿qué hay de la diversión? No, un negocio, una asociación formal o un proyecto colectivo son cosas serias. Ya no se trata de “jugar” a pasarlo bien. Hay que trabajar duro.

OBEA necesita a la universidad. Es su lugar de origen y donde tiene sentido. Pero juega con los límites y plantea otras formas de hacer ¿empresa? Quizá necesitemos experimentar un determinado modelo de empresa para dar ejemplo. ¿Qué tipo de empresa? Aquí está la madre del cordero. Por ejemplo, me encantaría tomar el modelo de Obsoletos.org: dineros transparentes. ¿Seremos empresa traspasada por el lucro? ¿Y si nuestro propósito fuera contribuir al dominio público con un trabajo de investigación y consultoría que tienda al beneficio cero y entregue a la sociedad sus descubrimientos? ¿Eso es competitividad?

Sabemos que jugamos con una ola que nos empuja hacia delante. No movemos nada en particular, no tenemos “web oficial”, no acabamos de montar una jornada de trabajo presencial como dios manda, no estamos publicando en los circuitos oficiales… y acabo de ver que el grupo en Linkedin tiene 88 miembros (disculpas, ni le había prestado atención hasta ahora). Incluye a un americano que pregunta por las cooperativas, a gente de otras universidades y escuelas de negocios y a otras personas que algo habrán visto en la jugada. Y, claro, también hay gente que “está” por las personas que somos. Así de simple. ¿Y si eso fuera una empresa? ¿Perdemos ilusión? ¿Ganamos tensión? ¿Tenemos que hacerlo? ¿Es una aventura o un camino hacia el aburrimiento? ¿Tan sólo es algo instrumental y no tiene mayor importancia?

¿Constituiríais OBEA como una empresa?

Share This Article

Related News

Recursos inhumanos
Sobre el noble arte de inflar el currículum
El capitalismo de la imaginación

Sobre el autor

Julen

De la margen izquierda de la ría, en el Gran Bilbao. Estudié psicología y siempre me he movido alrededor de las empresas y las organizaciones en general. Con una pasión confesa: la bici de montaña.

(13) comentarios

  1. Iñaki Ortiz
    23/05/2009 at 09:55

    Cuando se planteó la posibilidad de que Aprendices se constituyera como Asociación el objeto fundamental era poder recibir subvenciones para organizar cosas que tienen un coste económico y que son susceptibles de ser subvencionadas porque tienen un interés social.

    Para poder opinar en este debate sobre OBEA me faltan datos. ¿Cuál es el propósito de constituir OBEA como empresa? ¿Tenéis una oferta de servicios a las empresas? ¿Un modelo de negocio? ¿Queréis que en OBEA puedan participar también personas de fuera de la Universidad? ¿El objetivo de OBEA sería sólo investigar? ¿O también trabajar para las empresas? ¿Qué tipo de trabajos? ¿A modo de consultoría, tal vez?

    Con alguna pista más tendríamos mejor criterio para opinar, pienso.

  2. guiller
    23/05/2009 at 10:35

    Yo la verdad, os veía ya como una empresa. Algunas perspectivas:

    La decisión de formalizar una cuenta de resultados tiene más que ver con profundizar en la solidaridad económica entre los que ya estáis compartiendo el proyecto, y poner en blanco y negro las reglas de esa solidaridad (aportaciones, propiedad de los resultados...). Algo que ahora supongo que funcionará en soporte no escrito, en un pacto entre personas. A medida que el valor que creáis en OBEA va en aumento (algo que para mí es evidente), pienso que os puede interesar hacer un pacto explícito, que garantice que todos tenéis un mismo entendimiento. En cualquier caso, igual sois jóvenes todavía para cerrar un pacto definitivo: yo marcaría algunos hitos de revisión a futuro.

    También tiene algunas otras implicaciones: fiscales (positivas), registrales y de control económico (negativas, esto os aportará poco valor), jurídico-financieras (interponer una persona jurídica puede proteger a las personas físicas, si se hace con cuidado)... Profundizar en todo ello os puede ayudar a entender mejor una parte de la realidad que queréis cambiar con vuestro proyecto (aunque también os distraerá unas cuantas horas y neuronas, y en el límite os puede distraer tanto que olvidéis vuestro proyecto transformador).

    Otra ventaja es que os ayudaría a ir aclarando la naturaleza económica de vuestras numerosas y crecientes relaciones: clientes (los que están dispuestos a comprar el valor que creáis), proveedores (aquellos que os aportan valor por el que estáis dispuestos a pagar), ¿socios? (interesante posibilidad...). Claro que no todas las relaciones pueden traducirse a contratos de intercambio económico.

    Y la última ventaja es que podríais llevar a la práctica alguna de vuestras intuiciones: si queréis conquistar la amurallada Troya, es posible que os interese pasar alguna noche en el vientre de un caballo de madera. Elegid bien a los que os acompañen en este viaje.

    Adelante, Ulises y valientes argivos, la gloria imperecedera espera a Obea!

  3. jose del moral
    23/05/2009 at 11:13

    Ya hemos comentado varias veces mi opinión, Julen. Reconozco que me ha sorprendido que os lo planteéis. ¿Una empresa? Sí, pero eso es algo muy serio, muy muy serio, y cerrado ;-)

  4. Amalio A. Rey
    23/05/2009 at 14:39

    Julen:
    La pregunta que titula tu post podría crear la confusión de que preguntas si la empresa a crear tiene que ser necesariamente "con proposito". Pero siguiendote por aqui, me queda claro que la duda que planteas es elegir entre dos opciones: a) Creo una empresa con proposito, b) Sigo en la universidad. No se si he entendido bien lo que preguntas, pero sigo esta linea.

    Te diré que me siento muy identificado con tus dudas porque creo que respondemos a perfiles parecidos. Te responderé solo desde mi experiencia, porque en su momento me plantee esas preguntas y ya llevo 4 años con mi empresa creada:

    1) Lo más importante son LAS PERSONAS, no el tipo de entidad que sirve de repositorio. Si te rodeas de personas con un proyecto afin, y hay acuerdo de ser aquella empresa que os apetece a todos, adelante... no tienes que temer nada.

    2) Las empresas son una figura mucho mas flexible que la universidad en lo que a libertad de maniobra y autonomia se refiere. Es un punto a favor. Trabajé muchos años en la Universidad (no sé cómo será la tuya), y puedo decirte que había que pedir permiso para casi todo, y lo que es peor, hacer virguerias para no herir susceptibilidades de nadie. Ahora sé que podemos llegar a donde nos dé la gana... porque somos los únicos responsables de nuestros actos... y por tanto, nos caben todos los derechos.

    3) La universidad tiene un halo de neutralidad y "buen rollito" que ayuda a promover proyectos e incluso "vender" sin necesidad de pasar por el incómodo trago de sentirte vendiendo (esto es lo que peor llevo en la empresa). Desde la universidad de hoy se vende por un tubo pero sin sentirte que estas vendiendo porque, en teoría, la universidad no vende nada.

    4) ¿Quieres solo investigar, hacer labor intelectual? (que es algo inmensamente gratificante) o, también, te apetece implantar, empujar proyectos, movilizar y ver en la realidad lo que has pensado. Esto último requiere tiempo de "callejeo", de reuniones, de seguimiento, de "mantenimiento"... que NO son tan agradables como la reflexión y la lectura, pero que tienen ese "puntito" añadido de sentir que no te limitas a hablar o pensar, sino que ¡¡haces!! Pero uno tiene que ser conciente que "hacer" lleva una parte repetitiva, machacona, de perseverancia... que no es para nada tan divertida como la reflexión (ojo, al menos para mi).

    5) En mi caso disfruto mucho el hecho de poder generar recursos genuinos, generados por nuestro esfuerzo y dedicación, para despues decidir nosotros mismos dónde invertirlos. Cuando descubri que habia gente que estaba dispuesta a PAGAR por lo que hacía, tuve una sensación especial, agradable. Hasta que no tuve una empresa, siempre me pareció que ese valor lo aportaba otro. No ví tan claro que lo que yo hacia valía algo. Puede ser una tonteria lo que digo, pero yo experimenté eso.

    6) Haber creado una empresa ha reportado para mi otras ventajas, y una de las que mas destacaría es que he aprendido a decidir rápido. En el ámbito universitario, el timing es el que es. Te juegas muy poco. Lo mismo cuando trabajas para otro. Pero cuando entras en el juego de gestionar una empresa, y entras a saco a jugar en serio con los costes de oportunidad, aprendes a ser menos perfeccionista, y a decidir con diligencia. Te vuelves más práctico, mas operativo, y eso a mi me vino muy bien. No sé realmente que buscas.. pero yo me limito a contarte mi experiencia.

    7) Por cierto, la opción de NO-grupo-universitario tiene tambien muchisimas variantes, que tendras que considerar: a) Fundación o entidad sin fines de lucro, b) Cooperativa, c) Otro tipo de empresa de economia social, d) SL. ¿una Fundación de consultores artesanos? ¿una cooperativa? ¿una empresa SOCIAL? Tienes ahi un territorio diverso para explorar

    8) Por ultimo, te imaginaras por comentarios que he publicado antes en tu blog, que personalmente pienso que tu aportación al mundo de la empresa, siendo una empresa, sería muy valioso. Tienes talento para innovar como empresa. Tu empresa puede ser diferente, puede ser lo que vosotros querais. No tiene que ser la empresa que imponen lo cánones. Puede ser "la" empresa que tu quieras, y que tu gente decida construir. No te asustes por lo que vemos por ahi... es cosa vuestra construir otra cosa. Y si lo conseguis, nos va a venir bien a todos... (lo de Troya que contaba Guiller, vaya).

    Pues nada, Julen, a seguir desojando la margarita. Si os decidis a crear una empresa, ya sabes, cuenta con eMOTools para impulsar un bonito proyecto de "red de empresas sociales".

    ¡¡suerte!!

  5. Carme
    23/05/2009 at 22:15

    Ya conoces mi opinión, Julen.
    Sólo decirte que cuentas con mi apoyo independientemente de tu decisión.
    Muchos ánimos y un fuerte abrazo.

  6. ALyCie
    24/05/2009 at 01:15

    Eso es como casarse, por lo civil o por la iglesia, por la tuya o la mía; de hecho o de derecho, ..., no es fácil elegir el modelo, porque probablemente, tengas que crear un nuevo modelo de convivencia de futuro, con los mimbres del pasado, con lo que el ejercicio es dos veces complicado.
    ¡Salud y suerte en tu decisión!

  7. Txetxujm
    24/05/2009 at 09:34

    No comparto la opinión de José Antonio de que empresa=cerrado quizás sea ese el modelo en el que él se mueve.
    Sinb tener muchos datos se me ocurre lanzarte-os una pregunta.
    Y ¿por qué no constituir como primer paso una 'red de empresas' bajo una marca común?

  8. Ivan
    24/05/2009 at 09:44

    + alla de las siglas o la razon social creo que el fondo que seguis es lo importante

    podemos llamarlo =un lugar,entorno,espacio,idea,valores,estilo,forma....MARCA?

    een ese ALGO de Obea hay unos espacios de libertad y confianza una forma de hacer las cosas que creo que empieza a atraer a un estilo de personas, un estilo cercano,abierto,informal en gran medida,accesible a cualquier persona

    creo que todos los pasos estan por andar paso a paso,personalmente me encanta ese estilo y ese plan estrategico sedehacer( e intentar) cosas

  9. Jon
    27/05/2009 at 09:25

    En mi opinión, para constituir una empresa la clave es tener una idea de negocio, y yo creo que vosotros la teneis. Siguiente paso: Habría que escribirla y someterla a opiniones de los clientes, pero a priori, veo más argumentos a favor de que es una actividad que los clientes comprarán que lo contrario.

    Entre empresa y no empresa también caben situaciones intermedias. La más sencilla, aliarse con una empresa en marcha, y proponerle una particpación en el negocio a cambio de nacer dentro de una estructura en marcha. Coincido con Iván en la importancia de la marca, pero además los procedimientos, los canales de ventas, las relaciones, también lo son. Y seguro que hay muchas más variantes. Identificar un aliado también me parece no díficil, porque decir que sea fácil sería excesivo, y por supuesto, antes de casarse, hay que tener una cierta dedicación a conocerse y hablar mucho

  10. Leonel Vidal
    27/05/2009 at 19:18

    Que bueno que planteas la experiencia de "Aprendices" y lo que sucedió cuando se plantearon la posibilidad de convertirse en asociación cultural. O mejor, lo que no pasó. Este riesgo deviene del nivel de compromiso que se tenga con las metas. ¿para qué hacerlo? ¿por qué estoy yo aquí? ¿hacia donde deseamos llevar este proyecto? ¿cuál es la visión futura de esto? ¿donde deseamos estar con este proyecto en 10 años? ¿que beneficios podemos generar para otros? ¿y para nosotros mismos?
    Resumiendo mi opinión, cuando se tienen metas y nos "casamos" con ellas, ese compromiso hace que los proyectos funcionen.
    ¿OBEA? realmente están comprometidos con un proyecto? Porque si es solo una actividad temporal, transitoria, vanal... todo lo que implica constituirse en empresa se convertirá en una dificultad. Si tienen compromiso y agallas, convertirse en empresa les abrirá horizontes interesantes, con todos los problemas (léase RETOS) que ello implique.
    ¡Éxitos!

  11. Pingback: Investigación social participativa y "open government" | @PereLosantos Blog

  12. Pingback: Keith Tkachuk Jerseys

  13. Pingback: Investigación social participativa y "open government" | Pere Losantos

¿Quieres comentar?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies