Sunday, Jul. 21, 2019

Innovar, pero no necesariamente para competir

cafe-libroLa frase literal la escuché el día que compartí seminario sobre empresa abierta en la EOI con Genís Roca: “hay que innovar para competir”. Competir, competir, competir: la razón que mueve todo el engranaje. Ambición, lucro, dinero, éxito, estatus, reconocimiento. Lucha.

Pero hay otros motivos más poderosos: innovar para colaborar, innovar para compartir, innovar en beneficio del procomún. La mayor parte de las empresas se reconocen en territorio belicoso. No hay alternativa: o comes o te comen. Sucede pocas veces que las empresas colaboren para que la tarta sea más grande. Lo habitual es competir porque tu pedazo sea mayor que el del vecino. Es ley de vida, es la ley de la jungla. Todo parece territorio enemigo.

En Obea manejamos mucho la teoría de la autodeterminación de Ryan y Deci. Tiene que ver con la inmanencia que tanto cita Maite Darceles en su libro Guías para la transformación y con el sentido del trabajo que explica Kenneth W. Thomas en La motivación intrínseca en el trabajo. También, por supuesto, con la idea de sensemaking que maneja Karl Weick. De lo que estamos hablando es del sentido de propósito, lo que Richard Leider llama The Power Of Purpose. Algo sobre lo que David Sánchez Bote da vueltas y más vueltas, ¿no? Es una de las hipótesis que manejamos en nuestro grupo de investigación: la empresa con propósito necesita estándares abiertos.

Porque innovar a troche y moche ¿está bien? Pero, ¿para qué? Basarla en motivación “que sale de dentro” es importante porque aguanta mejor el paso del tiempo. Cada día que pasa es más evidente que hay un gran espacio para otra forma de organizarnos en busca de objetivos que merezcan la pena. Cuando Endesa me dice que piensa en los hijos de mis hijos juega a ocupar ese espacio. Pero el valor que sabe que debe entregar a sus accionistas distorsiona todo el juego.

Por eso la innovación social tiene un hermoso espacio. ¿Es un hecho económico?, ¿compite con la innovación empresarial? Probablemente tenga sus roces con ella, derivados del afán de lucro de la empresa privada, allá donde la vista se nubla con el crecimiento y la riqueza. De ahí la reivindicación de otra forma de hacer empresa, de hacerlo de forma abierta en busca de otros propósitos. En busca de lo que sale de dentro. Colaborar, cooperar. Luego vendrán los negocios… si tienen que venir.

La foto es de OpenEye en Flickr.

Share This Article

Related News

Amazon y el pasado industrial en el Gran Bilbao
La religión de los datos: 10 citas de Yuval Noah Harari en Homo Deus
Vehículos autónomos y dilemas morales

Sobre el autor

Julen

De la margen izquierda de la ría, en el Gran Bilbao. Estudié psicología y siempre me he movido alrededor de las empresas y las organizaciones en general. Con una pasión confesa: la bici de montaña.

(14) comentarios

  1. josempelaez
    22/05/2009 at 08:28

    Afán de lucro vs. ánimo de lucro. ¿Es lo mismo o hay algún grado relevante que los distinga?

    Lo digo porque las organizaciones sociales sin ánimo de lucro necesitan financiarse de alguna forma. Si queremos dejar espacio para la iniciativa privada, habrá que montar empresas que puedan financiar las aventuras comerciales de los que se arriesgan en aventuras que lleven de unos sitios a otros los bienes más deseados o los excedentes productivos resultado de la eficiencia.

    Por lo demás, estoy de acuerdo en lo de innovar para disfrutar, compartir, coexistir… y no para competir.

  2. Julen
    22/05/2009 at 08:37

    El argumento que estamos manejando es que lucro y no lucro están compartiendo el mismo espacio. Sólo que el "no lucro" parece enganchar mejor con motivaciones intrínsecas. Tengo que escribir en torno a esta cuestión porque me parece una de las que define algo así como un "nuevo escenario".

  3. David Sánchez Bote
    22/05/2009 at 09:21

    Leyendo el otro día el nuevo libro de Seth Godin me encontre una frase que viene al pelo con el tema, decía el autor: "Es bueno que te paguen. Es esencial creer". Pues eso, yo quier creer y quiero que crean también los que me rodean.

  4. josempelaez
    22/05/2009 at 09:49

    Veo la motivación trascendente más propia del "no lucro", mientras que considero la intrínseca como un espacio compartido entre el si/no lucro.

    Lo que me intriga es ver qué pasa cuando nos movemos desde el plano de las motivaciones individuales a los motores de un sistema económico global, de aquí mi referencia al comercio.

  5. Julen
    22/05/2009 at 09:52

    Es mi misma preocupación. Porque trasladar las reglas del "sistema económico global" al ámbito de nuestra intimidad da miedo. Al menos a mí me lo da.

  6. Julen
    22/05/2009 at 09:54

    @David, pero la palabra "creer" nos lleva a la fe, a la religión. ¿Nos acabaremos moviendo ahí?, ¿en la religión de la empresa abierta? No jodas, que habitualmente eso se pone serio :-p

  7. David Sánchez Bote
    22/05/2009 at 10:14

    Bueno, ya sabes que precisamente las religiones no son lo mío. Pero sí, toda creencia impuesta se puede convertir en fundamentalismo, pero vamos que lo de imponer no creo que vaya con nuestra visión de las cosas. La religión, bajo mi punto de vista, es un conjunto de normas que nos indican cómo debemos vivir una determinada creencia, así que no, no tengo intención de obligar a nadie a creer en algo y mucho menos a cómo debe creer. Pero sí que creo que hay mejores y peores formas de encarar las cosas y las podemos contar y compartir ¿no?. ¿ponernos serios? Difícil lo veo ;-)

  8. telemaco
    22/05/2009 at 11:33

    ...y porque como decía el amigo Alberto: "Si buscas resultados distintos, no hagas siempre lo mismo".

  9. Quique
    22/05/2009 at 13:46

    Uff... esto esta doliendo como los ojos del que sale de la caverna de platón. Sí, innovamos para competir... quizá no tenga sentido... tengo que pensarlo. Siempre he tenido una duda, para qué se crece? siempre estamos buscando crecer en las empresas? Para qué. Bueno si tu competencia crece y tú no, tú decreces en proporción.
    Y estudié Económicas, la competencia en el mercado genera eficiencia y menores niveles de precios. Ahora quitarme eso de la cabeza.

    Bueno, tu ejemplo de Endesa aunques se centre en tu motivación social, su objetivo es que le compres a ellos, en vez de a Iberdrola, por ejemplo, sigue siendo competencia.

    La respuesta a todo esto me vendría más con una reducción a la persona. Las personas queremos crecer, queremos innovar, por qué. La verdad es que para sentirnos mejor, ver todo lo que podemos hacer,... ¿es esto competir con nosotros mismos?...
    Sigo sin tenerlo muy claro. Poco a poco.

  10. juan
    23/05/2009 at 02:04

    Como dices existe una gratificación que va mas allá de lo económico es la de repensar para hacer las cosas mejor que el día anterior, ¡que puedo hacer hoy por ti que vaya mas allá de mi obligación?,¿Qué puedo hacer o decir que espontáneamente demuestre que para mi eres mas que una transacción de negocios? Pasa por mirar al otro como es un ser humano con perfecciones e imperfecciones, fortalezas y debilidades, sale si de la bondad y de una preocupación autentica al saber que la vida del otro es mas que una transacción

    TE LEO DESDE BOLIVIA
    FELICIDADES
    http://marketingeducativo.wordpress.com/

  11. Ivan
    23/05/2009 at 07:08

    Julen
    son muy interesantes todas estas reflexiones y enlaces para los no iniciados como es mi caso,me habeis hecho pensar los ultimos tiempos,empresa,divertirse trabajando ,proposito etc

    lo que veo es que el mundo empresarial en su mayoria es una carniceria,una autentica carniceria sanguinaria y cruel,oceano rojo donde todos tienen cuchillos afilados,donde (casi) todo se compra,donde las ideas felices,la creatividad,la innovacion en defiinitiva esta acotada por unos limites o bordes que alguien ha decidido establecer

    cuando las empresas quieren consumidores fieles y trabajadores etc,no se dan cuenta que en su mayoria todas ofrecen lo mismo,apenas hay variaciones en sus catalogos,incluso sus webs en su mayoria son,te estoy vendiendo esto,comprarme,asi,sin complejos

    muchos empleados se mueven solamente de un sitio a otro deambulando por el papa dolar,hay que comer,pero palabras como ilusion se desvanecen cuando hablamos de currar

    no se realmente donde esta el problema,si en las personas,en los directivos,en el sistema,en el estilo de relaciones,en la educacion de los lideres,en el capitalismo o donde

    lo que si puedo decir es que hay pocas empresas-organizaciones donde se puede encontrar el lugar apropiado manejando palabras olvidadas,como pasion,confianza,libertad,etc

    quiza Obea sea una de las excepciones que hace la regla...una isla en el oceano

    siempre vuelvo a la frase que lei en el libro de Branson

    Encuentra buena gente,pero luego dales libertad para crear y trabajar

    Richard Branson

  12. SANDRA
    26/05/2009 at 21:44

    Es tan interesante el artículo como los comentarios que ponéis. Me ha encantado leerlo. En un curso que dio Neuronilla a nuestra empresa, recuerdo que el formador decía "quien es competente no necesita competir"

  13. gallas
    27/05/2009 at 18:44

    En primer lugar mil gracias Iulen y al resto de personas que participan de los posts.

    Me parece una reflexión importante, provocadora y necesaria.

    Parece que tiene cierto sentido que una empresa competidora tendrá que estar a la ultima y generar espacio e invertir en innovación. No considero, sin embargo, que cualquier organización con un movimiento fuerte para el cambio y la adaptación tenga que basar su estrategia empresarial en la competencia.

    Una vez en un curso sobre participación una persona que había reflexionado mucho sobre el tema decía algo así como: "participación bien, vale pero ¿contra quién?".

    Ejemplos de ganar-perder los tenemos cerca y configuran el sistema de adjudicación de contratos más universal pero también llevamos años asistiendo a alianzas entre varias organizaciones para acceder a estas licitaciones.

    Vengo del tercer sector y puede que tenga que ver con algunas carencias personales-profesionales pero hay algo en la competencia y la exclusión del contrario que me violenta. Creo en la fuerza del ganar-ganar.

    También es verdad que mis experiencias tienen resultados muy dispares. Un aprendizaje muy sencillo. Cuanto más seguro me encuentro con mayor facilidad colaboro sin buscar nada a cambio y más recibo. Un buen circulo virtuoso ¿no?
    Un abrazo

  14. Pingback: Emprender a ritmo de tambores | enredando+korapilatzen

¿Quieres comentar?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies