Saturday, Jul. 20, 2019

Facebook o la gestión de tu identidad

Una parte de la identidad

No pasa nada si no estás en Facebook. ¿O sí? Bueno, sí, que tienes una URL menos a la que apuntar para que alguien te conozca. ¿Por qué tienes que estar en Facebook? No es la pregunta correcta. Yo antes preguntaría ¿quién eres?, ¿de dónde vienes?, ¿estás sola en la galaxia o acompañada? En realidad, bromas aparte, tiene que ver con la forma en que quieras gestionar tu vida, tu identidad, tu privacidad. Si quieres gestionarla, claro.

 

El gran problema de lo digital es que deja huella. Pero no se trata sólo de las huellas que tú dejas, sino de las huellas que los demás dejan de ti. Esto sí que es delicado: aquí radica el meollo del asunto. Si Google, como gran hermano omnipresente del siglo XXI, nos ha abocado a una transparencia salvaje, entonces otra vez, de nuevo, se trata de tomar las riendas de lo que Internet dice de ti. La escena sigue siendo la misma: quiero saber quién eres y busco en la caja tonta de Google. Lo que me devuelve eres tú, cada vez más.

Así que Facebook, dirigido a las personas como motivo original de ¿negocio? es otro inmenso repositorio de datos en el que Google bucea cada mañana. Tú puedes dejar tus datos, aquellos que creas pertinentes, pero debes saber que tu cara es posible que aparezca en fotos que no son tuyas. Un humano le dice a la máquina quién eres. Y no puedes controlar los actos de otro humano. Para lo bueno y para lo malo. ¿O sí deberíamos? Es posible que veamos crecer la demanda que escuché a un alumno en la uni hace un par de años: la de que dispongamos de una opción para hacer click en aquello que no queramos que se sepa de nosotros. ¿O es ciencia ficción?

Todo esto sucede con una ridícula y tremenda contradicción social: por un lado, ley de protección de datos personales y, por otro, información sobre ti que fluye sin aparente control por la red de redes. Cada vez que alguien dice que estás en esa foto tu identidad da un requiebro y te proyecta ante el planeta. 

El fondo es asunto ético y moral. Quizá tengamos que trabajar en las aulas y fuera de ellas aspectos como la gestión de la privacidad, los beneficios y los riesgos de las redes sociales en Internet, la identidad de dominio público, el derecho a decir que no en Internet. En el fondo, son cuestiones que tienen que ver con la asertividad, con tu forma de querer estar en el mundo. Esto se va complicando cada vez más. Generamos visiones poliédricas de nosotros mismos.

Con todo ello, cada vez más creo que un blog personal es la mejor herramienta de que dispones. Pero tú decides si te dejas hacer o si generas tu discurso. Cada vez tienes más vías: tu blog, tu microblog, tu presencia en redes sociales, tus fotos. Sea lo que sea, sé consciente de lo que haces. Ejerce tu responsabilidad y no olvides que si no gestionas tu identidad, te la gestionan. Insisto, tú decides. Y puedes decidir hasta subcontratar tu identidad.

Share This Article

Related News

Amazon y el pasado industrial en el Gran Bilbao
La religión de los datos: 10 citas de Yuval Noah Harari en Homo Deus
Vehículos autónomos y dilemas morales

Sobre el autor

Julen

De la margen izquierda de la ría, en el Gran Bilbao. Estudié psicología y siempre me he movido alrededor de las empresas y las organizaciones en general. Con una pasión confesa: la bici de montaña.

(8) comentarios

  1. Lula Towanda
    03/01/2009 at 10:33

    Hay mucha ingenuidad en el uso de la red. Facebook centraliza la información de relación personal. Los de la C.I.A. o la NSA se deben estar poniendo las botas subcontratando el trabajo a google (¿gratis?). A dos golpes de clic lo pueden saber todo de ti.
    Desde el blog también se puede seguir a las personas, pero no es tan evidente y lleva tiempo. Ademas, blogsearch es malo a rabiar.
    He pasado de ser fan de google a temelo, pero estoy atrapada. Algunas cosas tienen solución como lo de mudar el blog, pero el gmail es bastante más complicado.
    Richard Stallman recomienda tener tu propio hosting para tus datos y este señor me merece mucho respeto.
    Qué dolores de cabeza da la identidad digital!!!

  2. Pingback: Facebook o la gestión de tu identidad

  3. drjordan
    03/01/2009 at 11:51

    Un problema añadido surge cuando, aún queriendo gestionar tu identidad digital, en la Red hay varias personas con tu mismo nombre... me trae de cabeza...

  4. [cumClavis]
    03/01/2009 at 13:40

    Totalmente de acuerdo con este fantástico post!!!
    Menuda cara de aterido que tienes en la foto... te espero en la Garrotxa para hacernos unas montañitas...Ya sabes que es tierra de volcanes (subir y bajar constante). Buen año!

    manel

  5. Sidddi
    03/01/2009 at 13:48

    El mayor problema que he tenido con facebook es la separación personal/profesional que muchas veces no es evidente. También escribí sobre el tema en mi blog: http://sidddi.es/cuando-facebook-empieza-a-cansar . De hecho estuve a punto de cerrar el blog porque teniendo facebook "ya no hacia falta", pero nada más lejos de la realidad..

  6. Mermeladica
    22/02/2009 at 18:11

    Sin llegar a la paranoia, la gestión de la identidad es un tema clave ya que ahora nos construimos utilizando muchos más recursos que el entorno social más cercano, la comunidad local, la región, la nación -tanto real como imaginaria- y la comunicamos también en muchos más ámbitos, tanto con la información que nosotros transmitimos como la que los demás también aportan, como bien dices. Y lo de menos es lo que la CIA o similares pueden hacer con los datos (primero tienen que demostrar que son capaces de asimilar y analizar tantos datos y la mayoría no les interesamos en absoluto) sino la información que pueden tener sobre ti a la hora de buscar empleo, de lo que se puede enterar tu jefe, de la información sobre tus opiniones e ideas políticas, que pueden servir para que ganar o perder un cliente, poder acceder a un puesto... o más sencillo bastaría con que la mayoría de las empresas comprobasen las horas de conexión para que más de uno se metiese en un lío. Es un riesgo, pero también lo es la invisibilidad ya que las redes sociales permiten el alimentar los contactos que un día también se pueden convertir en proyectos comunes, trabajo. Y ahí entra otro problema lo ideal sería tener separados los ámbitos personales y profesionales en facebook, pero ¿cómo gestionar el rechazo? Si alguien te pide ser amigo, ¿cómo decirle que no sin que se ofenda? Así que lo mejor es relajarnos y disfrutar. A fin de cuentas a saber que rumores cuentan sobre nosotros en nuestra propia escalara... Seguro que nos sorprenderíamos.

  7. Pingback: Consultoría artesana en red » Redes sociales en las sociedades de control

  8. Pingback: Consultoría artesana en red » El lógico pánico a la transparencia

¿Quieres comentar?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies