Saturday, Jul. 20, 2019

Pobreza en la economía de la abundancia


Tengo pendiente leer con detalle los estupendos comentarios que habéis realizado en el post referido a los peligros de la economía de la gratuidad. Con matices, pero gratis -sigo pensándolo- es puerta de entrada al consumo desbocado las más de las veces. Hay mucho que debatir y es preciso matizar argumentaciones, pero por si acaso, ¿cómo no s
er crítico con la economía de la abundancia cuando es la otra cara de la moneda de la economía de la desigualdad? Haz click en las imágenes para tomar conciencia, por favor.

Share This Article

Related News

Amazon y el pasado industrial en el Gran Bilbao
La religión de los datos: 10 citas de Yuval Noah Harari en Homo Deus
Comunidad, revisamos el concepto de la mano de Zygmunt Bauman

Sobre el autor

Julen

De la margen izquierda de la ría, en el Gran Bilbao. Estudié psicología y siempre me he movido alrededor de las empresas y las organizaciones en general. Con una pasión confesa: la bici de montaña.

(5) comentarios

  1. Ismael Peña-López
    23/09/2008 at 13:46

    Julen,

    Estoy de acuerdo con esta entrada, pero creo que le falta otra mitad, la "mitad buena".

    Para los que nos hemos educado como economistas, se nos ha inculcado hasta el tuétano aquello de que "la economía es la gestión de los recursos ESCASOS". Y, como escasos, o no había para todos, o había que saber cómo repartirlos (lo hemos hecho mal en ambos casos).

    Con la digitalización, la escasez desaparece, con lo que hay recursos para todos, y es fácil repartirlos.

    Esa es la buena noticia.

    ¿La mala? De acuerdo contigo que de la democratización del consumo (bueno) al "consumo desbocado" (como tú le llamas) hay un paso, muchas veces sin vuelta atrás, y con consecuencias nefastas.

    Son, sin embargo y como ya decía, dos fases, o dos partes, claramente identificables, secuenciales pero no necesariamente de obligado paso, y de las cuales tendemos a saltarnos la primera, pasando de la escasez al mal uso de la abundancia.

    Y eso es trampa, sobre todo para los que ahora están en la cara mala de la escasez :)

  2. edu william
    23/09/2008 at 15:26

    mi vision personal con esto de lo gratis es que creo que quizas lo vemos desde la visión de la escasez. Un sólo agente, basado en su poder (se cual sea) se "apodera" de muchos servicios/productos que ofrece gratis mientras el coste sea menor al margen que saque por el suyo prinicipal.
    en un modelo de abundancia, la diferencia es que con la digitalizacion, parte del coste tiende a cero (no el del producto/servicio en sí mismo) y desde esa perspectiva es posible que el consumo sea mayor y desorbitado (yo sólo lo creo en los contenidos digitales, en el resto que llevan un coste implicito de servicio/producto, deberia de seguir siendo "como siempre")
    pero tambien esta la parte positiva de un buen modelo de abunancia. y es que todos los agentes están en disposición de "apoderarse" del resto de servicios para hacer esa misma estrategia. eso haria el sistema más flexible y "el gratis" como una accion competitiva al servicio de cualquier agente (grande o pequeño).

    si me permites un ejemplo. si raynair (que si mal no recuerdo ademas anderson lo pone de ejmeplo) diese los billetes gratis a costa de el margen que obtiene de otros servicios, que ocurriria? visto asi, una desgracia para la sostenibilidad y el turismo, como es logico. pero es que eso es lo que llevan haciendo los touroperadores (agentes del paradigma de la escasez en el turismo) toda la vida, cuando empaquetan alojamiento, transporte y traslados: agregan a bajo coste del servicio y el margen lo reparten. hasta hoy en dia, un paquete turistico comparado con los mismos servicios comprado independientemente podrian equivaler al billete gratis (mas o menos, pues tambien influye que actua como consolidador, pero es un ejemplo muy aproximado).
    que puede ocurrir ahora? que en un modelo de abundancia, con la oferta en red y bien relacionada (todo un reto), el margen puede y debe ser compartido entre ellos. es decir, si rayair puede vdenr gratis a costa de los margenes, por ejemplo, de los hoeteles, éstos tambien debieran poder hacer lo propio con el margen del vuelo. sólo asi no se desvirtuaria ningun sector y se deberia de tender a autorregularse (aunque apareceran quizas nuevas imperfecciones para evitar la red distribuida y sacar partido a los efectos red).

    perdon por la chapa, pero es un tema muy interesante...

  3. Julen
    24/09/2008 at 06:33

    ismael, "mal uso de la abudancia" es un cosa, pero antes está la forma en que se genera la abundancia. Si son contenidos digitales, ok. Pero cuando la abundancia es el cebo para incrementar el negocio, creo que debemos reflexionar. Yo he conocido la imparable tendencia de tener que fabricar más referencias y menos unidades. Lotes más pequeños. Así va el mundo, pero hay una lógica encubierta que nos estamos saltando porque lo evidente es que esta sociedad está agrandando las desigualdades. Entre quienes acceden a producto personalizado y entren quienes ni siquiera acceden a producto. Cuestión de prioridades.
    ismael, gracias por la "chapa". Tengo que profundizar más en este asunto porque hay cosas de las que dices que creo entender, otras no tanto. Lo que sí está sucediendo es que los modelos de negocio han desplazado la fuente de ingresos. Hay nuevas posibilidades, pero me parece necesario un enfoque crítico.

  4. Carme
    24/09/2008 at 14:14

    Nos encontramos ante muchos retos y me parece que este es muy importante.

    Recuerdo que cuando era pequeña comprábamos la carne a unos vecinos de la casa de los abuelos. Tenían su carnicería, su puesto, en el mercado del centro, pero su casa en nuestro barrio. Recuerdo un día en que volvía a casa con mi padre, por la tarde, y pasamos por la casa de nuestros vecinos a comprar.

    La señora nos dijo muy contenta que tenía el lomo baratísimo, pero se extrañó mucho de que mi padre no se alegrara. Mi padre le contestó que efectivamente ese precio no le alegraba, de la misma forma que no le alegraban los precios demasiado caros. Argumentó que si ella le podía vender el lomo a un precio tan bajo, significaba que la persona que había criado el animal estaba perdiendo dinero. Y eso es algo que no puede durar mucho, la persona se puede desengañar y decidir que deja de criar animales. Y cuando no quede nadie aquí criando animales tendremos que ir a buscarlos a otra parte y tendremos que pagar lo que nos pidan.

    Entonces, la que se puso seria, muy seria, fue la mujer. Le dijo a mi padre, "Pues sabes qué? ¡Que eres la primera persona que me hace esta reflexión! Y llevo todo el día vendiendo el lomo a este precio. Y en todo el día no me lo había dicho nadie hasta ahora. Pues mis clientes son gente como tú y como yo. Pero parecería que a nadie le importase su vecino."

    Cuento todo esto porque tengo la impresión de que como sociedad el reto ya lo teníamos antes de que internet llegase a nuestros hogares. Ahora, los nuevos modelos que llegan, aunque ciertamente aplican a niveles distintos, no nos ayudan a superar lo que ya teníamos pendiente antes y que poco a poco se va agravando.

    Pero creo que también hay lugar para el optimismo. En este mismo blog se han comentado algunos modelos colaborativos, por ejemplo.

  5. Julen
    27/09/2008 at 08:31

    carme, yo también soy de los que me agarro a un "optimismo realista" que, a veces, nos pone a prueba.

¿Quieres comentar?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies