Thursday, Sep. 20, 2018

Mentiras de la empresa 2.0

Escrito por:

|

06/05/2008


Categorías:


¿Pudiera ser que la voracidad de las empresas aplaste la supuesta filosofía participativa que emana de la web 2.0? Me lo pregunto una y otra vez. Creo que son inmensa minoría las personas con cargos directivos en las empresas que comprenden que hay un cambio en marcha. Pero no es un cambio tecnológico. Lo estamos diciendo por arriba, por abajo, por la izquierda y la derecha.

Los directivos están a lo que están. La inmensa mayoría han llegado ahí con el sudor de su frente. Quienes controlan son quienes controlan. El administrador de una red es el administrador y lo de red es lo de menos. El administrador corta el bacalao. El directivo tiene miedo a la transparencia. Su mensaje siempre ha estado elaborado. El marketing ha hecho su trabajo y lo sigue haciendo. La comunicación es comunicación elaborada, pensada a más no poder para influir en quienes escuchan el mensaje.

El discurso de las empresas demasiadas veces es monótono por lo falso. En mi familia he visto cómo supuestas “tiendas top” de ropitas de marca mundialmente conocida pagan una porquería y con retraso a quienes no son personas sino mano de obra barata. Las cosas por su nombre. La gente de a pie desconfía de las empresas cada vez más. Son el lugar donde si pueden, te la meten. En mi estadística de barrio, los números son abrumadores. Las empresas no están jugando limpio.

Por eso ahora me parece que el momento es delicado. Web 2.0 al servicio del marketing que sirve a su amo. Ahora hay formas nuevas de influir para vender. Las empresas asaltan como posesas este nuevo canal de venta. Sí, canal de venta, no le des más vueltas. Un canal en el que tiene que parecer que se pierde el control. Es la profesionalización del “que parezca como de Youtube”. Cutre y profesional. Son las nuevas armas de la venta en el siglo XXI. Marketing viral para que nos quedemos felices al descubrirlo. Sí, pero compra.

El ejercicio de transparencia, conversación y apertura que estamos proponiendo es utopía en la inmensa mayoría de los casos. Cuando miras por dentro descubres que los esquemas del poder se reproducen con cada afirmación de “gestión empresarial”. Y conste que, menos mal, veo honrosísimas excepciones. Que son las que mantienen encendida la vela, claro está. Pero las cosas son como son. Perseguimos utopías y las empresas persiguen resultados. Económicos, no mires para otro lado.

Hace poco no sé dónde leía que si las empresas se centran en sus resultados económicos de corto plazo, entonces se dirigen al fracaso. Ja ja ja ja. Las excepciones las habrá, pero el mundo está como está. Nadie en un consejo va a aguantar un chorreo por malos resultados pudiendo cambiar el sentido de los números. La web 2.0 puede ayudar a que los resultados cambien, a que los bancos sigan consiguiendo más y más pasta de la gente como tú o como yo. Si te sirve un honrado ejemplo, toma el de Caja Laboral, que me ha enviado una preciosa “comunicación comercial” que dice:

CUENTA CLNET EMPRESAS

Estimado cliente:

Caja Laboral, siguiendo con su política de transparencia, le informa que a partir del 01-07-2008, la comisión por mantenimiento del servicio Caja Laboral NET EMPRESAS, será de 30 euros semestrales. Esta comisión se cobrará el primer día hábil de cada periodo.

Román Aguirre Beitia
Director Caja Laboral Empresas


Y las cosas siguen así. “Transparente cobro de comisiones” antes llamado “cobro de comisiones” a secas. Canal Internet, canal web 2.0, canal online. Ventas, resultados, dinero. El mundo globalizado. El mundo lo mueven las empresas. Empresas con más poder que nunca. Empresas que no se apean de su posición de poder. ¿Por qué iban a hacerlo? ¿Porque cuatro pringaus dijeran que ha nacido una nueva era en la que la ciudadanía de a pie tiene el poder? Ja ja ja ja.

Y la comunicación viene firmada por el Director. Eso sí, lo envía Servicio.De.AtencionEmpresas.Caja.Laboral.Net@cajalaboral.es. Es que me parto la caja. Vaya dirección de correo tiene el Director. Yo, muy humildemente le he contestado a su correo. Por supuesto, el Director no está al otro lado del correo, nadie contesta. Quizá el hombre tenga su dirección de correo, pero esa no viene en la “comunicación”. ¿Quién habrá recibido mi conversación? ¿O no era una conversación? ¿Comunicación no era diferente de “información” y suponía diálogo? Pues no, eso es en la ventanilla de al lado, imbécil.

Menos mal que siempre hay personas al otro lado. No son empresas, son personas. Menos mal. Empresa Caja Laboral, empresa BBVA, empresa Euskaltel… son mentiras. Lo único que te queda es buscar una persona que transgreda las normas para atenderte. Cuando las encuentras es estupendo, porque recuperas la confianza en la raza humana. Habitualmente no suelen estar en puestos directivos. Disculpas a las excepciones. Yo tengo la suerte de conocer a una.

Y en esto estamos. Y seguimos trabajando porque merece la pena. Así de ilusos. El poder está donde está. Y el dinero en algún paraíso fiscal, como debe ser. Y seguimos trabajando. Cada cual con la parte que le toca. Unos creyendo en modelos de transformación empresarial desde las personas y para las personas, otros con técnicas de mejora continua: todo vale. No sé cómo afecta a la cuenta de resultados lo de las “personas”, pero ya puede darle gusto porque, si no, nos quedamos de nuevo en los costes de “mano de obra”, como toda la vida. Y lo de las “personas”, pues cuestión de marketing. Antes fue “recursos humanos”; ahora es “personas”. Que mola más.

Las empresas no tienen blogs de personas. ¿Cómo iban a tenerlos? ¿Quién quiere un blog como “persona que trabaja en una empresa” cuando puede escribirlo como “persona”, sin más pegas ni cortapisas? Los blogs son para las personas. Las empresas tienen que hacer ejercicios circenses para comprenderlos porque su discurso es el control, es el marketing, es el mensaje cosmético para influir. Así que, ¿cuántos directivos escriben blogs en las grandes empresas? Dime cuántos se atreven a hacerlo. Y quita los que vienen de las nuevas tecnologías, que a esos alguien les ha dicho que si no lo hacen, no venden. Dime, ¿cuántos directivos que bloguean hay en tu barrio? En el mío tienden a cero. Y las contadas excepciones (me sobran los dedos de una mano) son eso, excepciones.

Así que bienvenida, bienvenido al circo de la web 2.0. Las empresas se la van a comer con patatas. Canal de venta. Ya se las ve salivando. Las cosas como son.

Share This Article

Related News

Recursos inhumanos
Sobre el noble arte de inflar el currículum
El capitalismo de la imaginación

Sobre el autor

Julen

De la margen izquierda de la ría, en el Gran Bilbao. Estudié psicología y siempre me he movido alrededor de las empresas y las organizaciones en general. Con una pasión confesa: la bici de montaña.

(10) comentarios

  1. Anonymous
    06/05/2008 at 08:52

    ayer empezó la declaración de la renta,aquí en bizkaia las comisiones no se pueden poner,en otras comunidades si.(de los 400 euros ya veremos)sl2

  2. M@k, el Buscaimposibles
    06/05/2008 at 10:12

    Has venido demasiado cáustico de la France, y me estás pisando el papel de crítico, así que ya te estás poniendo a soñar de nuevo, ¿estamos? ;->

  3. Diversidad Corporativa
    06/05/2008 at 10:28

    Pero de verdad, de verdad, que mal cuerpo que me has dejado hoy!
    Veo que lo de ser un poco "extremo" nos aplica a muchos. Un día viva la autogestión y el adios a la dirección, y al siguiente, todo es una mentira y el capitalismo lo pervierte todo.

    Pues hombre, ni una cosa ni otra. La web 2.0 no va a cambiar las estructuras del mundo PERO junto a muchos otros cambios (los fundamentales sociales) sí que la transformación será apreciable. Hace poco leía en un informe sobre el mundo en 2018 que una opción inesperada y poco probable sería una rebelión masiva de la nueva generación que se negaría a ocupar puestos de trabajo "sin sentido", los que no ayudan a su realización como personas....

    En un plano más probable creo que las nuevas generaciones incorporarán, lo están haciendo ya, nuevos valores al mundo del trabajo. Así que aún hay esperanza.

  4. Espidi
    06/05/2008 at 12:24

    Muy de acuerdo, me encanta tu reflexión. Pero lo que relatas no tiene porqué ser malo "de suyo". Creo que la innovación tambien tiene un poco de "cambiar todo para que todo siga igual" (incluso si es igual de bien), movimiento perpetuo, andar en bicicleta (si me paro, me caigo) y todo eso....

  5. Echevarri
    06/05/2008 at 12:31

    Coincido con el tono del comentario. han oído campanas y no saben donde.
    Y es que estan acostumbrados a funcionar a golpe de talonario, a comprar publicidad. Y pretenden seguir haciéndolo. Y les jode mucho que su consumidores, que nunca han tenido su potencia de fuego, cuenten con herramientas incontrolables, se mosquean y alguno hasta empieza a pensar en usar a la Justicia. Y habida cuenta de tal y como esta, esta estrategia de querellas catalanas me causa la misma verguenza que cuando los famosetes utlizan los tribunales.

  6. dreig
    07/05/2008 at 11:54

    Bueno, creo que tienes parte de razón. Ya comenté en el post de Dans que creo que, tal como los conocemos, va a ser difícil adaptar los blogs a la empresa. En todo caso, podríamos buscar fórmulas distintas. Leía hace poco también sobre la resistencia de los empleados a escribir en wikis.

    En fin...que aunque me guste escribir sobre futurismo y lo haya hecho sobre el posible perfil del puesto de trabajo del "CBO" o trabajador 2.0, las empresas, como bien dices, están para ganar dinero y hasta que la fórmula, nueva o vieja, no demuestre su rentabilidad, como en tantos muchos otros tópicos en recursos humanos, estaremos hablando de utopías.
    Dejo el enlace, por si alguien le interesa profundizar en las características del trabajador 2.0:
    http://tiny.cc/sApFw

  7. dreig
    07/05/2008 at 12:00

    Disculpa:El enlace

  8. Julen
    08/05/2008 at 05:50

    anónimo, hermosas fechas estas las de declarar renta. ;-)
    M@k, estoy tronado.
    diversidad corporativa, la autogestión es una defensa, una alternativa para salir de ciertas porquerías. Vale, hay esperanza. Tú ganas.
    espidi, está bien la reflexión de "innovar para que todo siga igual". Te la tomo prestada.
    echevarri, talonario, potente herramienta, ¿verdad?
    dreig, hay mucho que cambiar dentro de las empresas para que las personas quieran contribuir. Mucho que desbrozar y mucho que cuestionar. Por cierto, me ha gustado tu blog. Ale, ya me he suscrito. Diossss... cómo suben las suscripciones... buffff

  9. Lula Towanda
    08/05/2008 at 22:29

    No puedo estar más de acuerdo contigo, pero algo ha empezado a cambiar ya y un día les va a pasar por encima a las empresas, lo que no sé es cuando. Cuando digo empresas me refiero a esos que hoy toman las decisiones.
    Tal vez el cambio sea generacional y no se pueda acelerar con apostolado.
    Estamos pesimistas :-(

  10. Gabriel
    21/05/2008 at 21:01

    Julen, siempre existe el riesgo y el hecho que una nueva tendencia es tomada por la anterior que intenta vestirse de ella y aparecer moderno sin serlo.
    El cambio para las empresas es fuerte y los jefes son, tenemos que tener presente, empleados y por ello no esperaría demasiada audacia transformacional de ellos.
    Paciencia y no te exasperes, que la cosa está entrando y va a entrar, si no por la puerta principal, desde la gente en las empresas en la base o con la competencia que aparecerá en los nuevos formatos, o simplemente por la fuerza de la voz de los clientes que harán sentir su voz y hasta movilizarán sus decisiones de compra ..
    Un cordial saludo

¿Quieres comentar?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies