information of medicines

Tuesday, Dec. 6, 2016

Deusto Business School, la élite de los hombres 1.0

Era mucha la gente que reclamaba que hubiera por aquí una potente escuela de negocios. Parece que las bendiciones son para el proyecto recientemente presentado en sociedad: la Deusto Business School. Por supuesto, en inglés, el idioma del planeta Tierra. El nuevo centro aspira a ser un “templo de excelencia” en la formación de ejecutivos, así lo presentaba El Correo ayer. Es la “cuna de líderes”, “la primera escuela de negocios de prestigio de Euskadi”, el lugar ideal para la formación de postgrados y la “executive education”, la “fábrica de futuros ejecutivos”, un centro que quiere formar personas con una “profunda conciencia ética”. La azafata sacar el cartel: “Aplausos”.

Ya está. Es el modelo, la referencia. Por fin algo que ofrecer a la sociedad. Aquí se forjarán las élites de esta zona al sur de Islandia: en la DBS. El esfuerzo seguro que ha sido tremendo. Habrán puesto ilusión, ganas, cariño, esfuerzo, dinero. Supongo que hay que reconocer todas esas cosas. Pero hay dos elementos que me dejan atónito.

El primero es la composición de su consejo de administración desde la perspectiva de género. Es el poder, no cabe duda: veintidós hombres y una mujer. Y tiene su gracia que la mujer sea Susana Rodríguez (lo siento, no encuentro dónde enlazarte), decana de Empresariales en Deusto. No te conozco, pero desde aquí mi admiración por ser capaz de estar ahí. No sé cómo llegarías, pero al menos haces que no sea una ignominia que un centro con la ambición de DBS tuviera un consejo de administración exclusivamente varonil.

¿Sabéis cuál es el porcentaje de mujeres en la Facultad de Empresariales de Mondragon Unibertsitatea? El 72%. Supongo que será parecido en otras universidades. Ese es el futuro. ¿Cuál es la representación de la mujer en el consejo de administración de DBS? El 4,3%. ¿No deberíamos replantear estas cuestiones cuando se trata de formar líderes o de generar una “profunda conciencia ética” en la clase directiva.

Pero es que no es sólo el asunto de que exista esa desproporción. ¿Adivináis de qué trató uno de los encuentros de presentación de esta escuela de negocios en la Bolsa de Madrid el pasado día 3 de abril? Pues sí: “Mujer e innovación”. No sé si pensar que es:

  • hipocresía
  • puro marketing
  • un rayo de esperanza

Quizá no tengo tan lleno el depósito del optimismo para creerme que esto va en serio. No comprendo cómo en proyectos que tratan de mirar al futuro y de impactar en la sociedad no se colocan otros mimbres para componer el cesto. Pero si de lo que se trataba era de demostrar que el poder es el poder y que eso es cosa de hombres y que DBS es poder, entonces me callo. Veintidós hombres en los más altos cargos que uno pueda pensar son cosa seria. Eso sí, gente preocupada por el papel de la mujer en la innovación, según parece.

La segunda cuestión que me deja boquiabierto es que si buscas “Internet” en la web de esta escuela de negocios, Google dice esto: no hay resultados que mostrar. No hablo de la web 2.0, sino de Internet como elemento más genérico. No lo veo por ningún lado ni en sus contenidos ni en su pedagogía. Nada. Cero. Conjunto vacío. ¿Quién dijo que no podemos entender nuestra sociedad del primer mundo en pleno siglo XXI sin Internet? Pues lo dijo en el año 2008 DBS. Punto pelota.

Eso sí, los blogs están de moda. Así que si quieres que tu blog tenga el paraguas de la DBS, mándales un correo electrónico. Esa es la forma. Es la propuesta para que compartas tu conocimiento con DBS. No sé muy bien cuál es la forma en que DBS compartirá el conocimiento de sus profesionales con quienes blogueamos. De momento piden el tuyo. Barato y fácil: pedir. Otra cosa es dar. Ni una palabra en la web respecto a la propiedad de los contenidos.

Así de simple: esto es lo que hay. Una escuela de negocios puntera. Eso sí, de hombres y sin Internet, de hombres anclados en lo 1.0 (siendo generosos). Alegría, alegría. ¿Quién escribe el blog del superdirectivo del futuro? Pues la secretaria: Matilde, para más señas. A ver si no quién va a ser. La ficción es realidad, no lo dudes.

Supongo que luego en el día a día, en el interior de las aulas, las cosas pueden cambiar. Pero si miramos a las personas que componen ese consejo de administración, creo sinceramente que DBS debería modificar el planteamiento de género. La sociedad tiene que ser crítica con este tipo de propuestas. No podemos aceptar que los poderes institucionales la bendigan sin colocar el punto crítico necesario. Pablo Aretxabala se congratulaba hace unos pocos días de que se ponga en marcha DBS. Vale, bien, se han puesto las pilas y ofrecen un centro ambicioso. Pero, ¿de esta forma?, ¿mirando hacia la élite?, ¿con templos de excelencia?, ¿con esquemas del pasado? Seguro que por debajo habrá propuestas interesantes, tanto de contenidos como en sus aspectos pedagógicos, pero desde luego no luce nada su propuesta de género ni su concepto de Internet.

Share This Article

Related News

Estrategia digital: Customer experience vs. digital solutions
Un post especial sobre género y tecnología #LibreCon
El recurrente problema de género alrededor de la tecnología

Sobre el autor

Julen

De la margen izquierda de la ría, en el Gran Bilbao. Estudié psicología y siempre me he movido alrededor de las empresas y las organizaciones en general. Con una pasión confesa: la bici de montaña.

(16) comentarios

  1. Noemí Pastor
    06/04/2008 at 08:02

    Voto por "un rayo de esperanza", más que nada porque, si no, apaga y vámonos.
    Y me pregunto: ¿la Ley de Igualdad no dice nada sobre esto? ¿Hay alguna / algún jurista en la sala?

  2. Uxío Malvido
    06/04/2008 at 08:42

    Empiezo el domingo atónito.
    Estoy impactado pero quiero pensar que esto sólo demuestra la profunda renovación que necesita el mundo de los negocios y del liderazgo.

    Y yo me pregunto, de quien depende esta Escuela de Negocios? De la Universidad de Deusto? Hay capital privado detrás? no era el Sur de Islandia un territorio innovador y pujante económicamente? no entiendo nada...

  3. Josu
    06/04/2008 at 09:45

    Estoy de acuerdo con tus dos planteamientos Julen pero estas situaciones, al igual que otras, me llevan a pensar si no estaremos dando por supuesto cosas que luego, en la "vida real", tienen menos importancia/interés que lo que unos pocos frikis macramentales pensamos (me estoy refiriendo al tema Internet, el tema de la mujer creo que estamos en camino de superarlo y lo del DBS es fruto de la historia, ya se jubilarán y los nuevos probablemente sean nuevas).

    De hecho, empresas 1.0 e inferiores de éxito conocemos muchas (por ejemplo las industriales de MCC, uy!, perdón MONDRAGON) con lo que quizás Genis Roca tenga razón y haya que irlas atrayéndolas al nuevo ecosistma o nosotros estemos dando demasiada importancia a algo que para tener éxito en los negocios simplemente no es necesario.

  4. Sergio
    06/04/2008 at 10:07

    Mmmm, quitando el hecho de que probablemente tienes mucha razón, voy a hacer de abogado del diablo:

    ¿Cuántas mujeres del rango de edad de ese equipo de fichajes ocupan cargos directivos? No creo que la solución a infrarrepresentación de las mujeres sean las políticas de paridad en las que se coloca un hombre por cada mujer (o al revés) en un puesto concreto. Ese puesto deben ocuparlo los/las más preparados/as. Sean quienes sean. Sin importar su género.

    El dato de % de universitarias es significativo. Y, con el tiempo, esos procentajes se equilibrarán naturalmente, a medida que las mujeres copen los cargos directivos.

    ¿Podrían haber buscado más mujeres para colocar ahí? Pues seguramente hay más mujeres que puedan ocupar esos puestos. Pero no creo que en porcentaje 1 a 1. Porque en el escenario que ellos/ellas han vivido el porcentaje es muy diferente del que nuestros jovenes van a vivir.

    Otra cuestión diferente es si los directivos de la era pre-TIC están preparados para trasladar a los jóvenes la visión ética que van a necesitar en el mundo al que se van a enfrentar, como ya hemos discutido en al lista de aprendices.

  5. M@k, el Buscaimposibles
    06/04/2008 at 10:21

    Julen, no hables mucho, a ver si nos van a quitar a nuestra Matilde para que les haga los blogs aprovechando que es "de la casa"...

    Más en serio: va a ser una escuela de negocios internacional, ¿no? Pues dando pábulo al abogado del diablo anterior, también podían haber buscado mujeres de fuera si aquí no las hubiera. Si se quiere, se hace.

  6. loretahur
    06/04/2008 at 16:01

    Yo voy a responder a la parte de los blogs, y sólo puedo pedir tiempo. La gran maquinaria deustense acaba de arrancar y puedo dar fe de que se ha hecho una contrarreloj. Si dentro de unos meses la cosa sigue igual, se puede lanzar la crítica (que la inauguración fue la esta misma semana...).

  7. Hontza
    06/04/2008 at 17:30

    Estoy de acuerdo con el "feedback" que le ofrece Julen a la DBS. Yo en parte ya lo hacía en su día en mi post, aunque entonces no sabía la composición del Consejo y ni siquiera tenían página web.
    En todo caso me sigue pareciendo una buena noticia: hay algo que no es perfecto y que podemos criticar para que mejore; hasta ahora no lo había y ni siquiera lo podíamos criticar, esa situación me parece aún peor, la verdad.

  8. GUILLERMO DIAZ
    06/04/2008 at 19:15

    Creo que es prematuro verter críticas hacia esta nueva escuela de negocios que, en mi opinión, va a resultar puntera.

    Una cosa es la composición del Consejo de Administración, cuya paridad de género es reflejo de la que existe en los consejos de adminsitración de las grandes empresas, y otra cosa muy distinta es la composición del profesorado.

    Así mismo, una cosa es la edad de este Consejo y otra muy distinta, la edad del profesorado y su cultura tecnológica.

    He sido colaborador en una Cátedra de Deusto y tengo bastante opinión de cual es el perfil del profesorado que va a tener la Escuela. Casi hay tantas mujeres como hombres y la edad media es muy jóven (yo soy un carrozón a su lado). Sé también que el uso de las herramientas tecnológicas es muy avanzado.

    Por todo ello, entiendo que no deberíamos ser tan críticos y si tener una visión mas esperanzadora de esta nueva andadura de DBS

  9. Javier Vizcaíno
    06/04/2008 at 20:47

    Sí, señor, esto era la innovación a la basque, ¿verdad?, volver al siglo XIX. Soberano es cosa de hombres.

    Julen, aplaudo hasta con los orejas lo que has escrito. A tus pies.

  10. Julen
    06/04/2008 at 20:57

    noemí, yo también me apunto al rayo de esperanza.
    uxío malvido, yo creo que lo entiendo pero no lo comparto.
    josu, pero ¿no crees que este tipo de escuelas que deben mirar al futuro tendrían que incorporar en sus órganos de poder una representación de mujeres acorde con lo que suelen pregonar? En MONDRAGON, antes llamada MCC, el panorama es también para echarse a llorar.
    sergio, te digo lo mismo que a Josu. Si reflejamos lo que hay, ¿en qué estamos innovando?
    m@k, Matilde aparece en escena. Tenemos que cuidarla. ;-)
    Matilde, estooo... perdón Loretahur, XDDDD. Si estás tú detrás, me apunto más al rayo de esperanza. Pero ¿no se debería plantear que se empiece un blog desde ahí y participar en los que ya existan más que pedir el alta en un sistema del que no se dice ná de ná?
    hontza, que se ponga en marcha una escuela de negocios potente es importante, pero da la impresión de que empieza algo rancia.
    guillermo, pues entonces eso quiere decir que toda esa gente profesional de lo suyo poco peso parece tener en el mensaje institucional, ¿no? Además, cuando hablamos de autogestión, de equipos, de responsabilidad, también tendrán que aplicarlo a la propia organización de la escuela, ¿no?

  11. Julen
    06/04/2008 at 20:58

    javier, es que tú y yo somos "medio hombres" ;-)

  12. loretahur
    06/04/2008 at 21:00

    @julen: no, no. Matilde no está metida en este lío X'DDDD. Pero siempre puedo hacer llegar ideas a los que están en el meollo. Por esa razón, mil gracias por tus comentarios Julen.

  13. Alorza
    06/04/2008 at 22:46

    Deusto sigue siendo una Universidad jesuíta, ¿verdad?

  14. Lula Towanda
    06/04/2008 at 23:53

    Los consejos de administración se podrían renovar un poco. Es como en el circo, que después de tropecientos números salen los artistas saludar y son catorce. Aunque, evidentemente, no se pueden comparar el esfuerzo y las habilidades de los artistas con la de los consejeros.
    Consejos vendo y para mi no tengo.

  15. Julen
    08/04/2008 at 05:36

    loretahur, ánimo, que nosotros en MU ya estamos en la reflexión 2.0... o diría mejor en la 1.5 ;-)
    alorza, tú lo has querido. Me vas a copiar mil veces "jesuita", sin tilde. ¿Era a propósito? XDDDD
    lula, podemos poner un puesto ambulante de venta de consejeros. Ohhhhh... el poder.

  16. Pingback: Escuelas de negocios, el infierno de la vieja economía | Consultoría artesana en red

¿Quieres comentar?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies