Wednesday, May. 22, 2019

Flujos de tráfico, gestión de empresas

Escrito por:

|

19/12/2005


Categorías:

Etiquetas: , , ,

Flujos de tráfico, gestión de empresas


He estado repasando una presentación de Hans Monderman, el responsable de la ¿ordenación? del tráfico en esa ciudad por la que hay que andar, que se llama Drachten, en Holanda. Ya antes coloqué otro post y no sé los que vendrán, tal como ando. Me tiene sorbido el coco porque no hago más que pensar en su aplicación a la gestión en las empresas. Telémaco me pasó otra referencia, con Paulo Coelho de por medio.

Lo que busca Monderman es lo mismo que buscamos en cualquier empresa: flujos ágiles y un consumo eficiente y responsable de los recursos de que disponemos. Maneja un concepto muy atractivo: el de gestión social del tráfico frente a una gestión reguladora y normativa. Antepone la necesidad de entenderse entre las personas cuando eliminas las normas que hacen que las personas eluden su responsabilidad.

Y Monderman nos dice que la solución “fácil” sería para regular ese tráfico:
– forzar al conductor con determinadas normas reguladoras
– legislar más el tráfico
– separar el tráfico de otras funciones relacionadas con la comunicación
– más policía
– castigos ejemplares
– supervisión con más medios técnicos
– supervisión con medios telemáticos
– exámenes más severos para aprender a conducir
– más inspecciones
– más señales de tráfico
– más espacio para el tráfico, mayor capacidad de las vías

Todas estas soluciones “fáciles” las puedo encontrar en las empresas que están a la vuelta de cualquier esquina. Vete traduciendo la lista a herramientas de gestión. Las tenemos todas. Quizá se resuma todo en que necesitamos más policías. Supongo que estos son una buena parte de los directivos actuales. Policías que persiguen a presuntos delincuentes. Gente que si no estás detrás de ella te la juegan. Hay que perseguir las cosas, los proyectos, el plan de gestión. Hay que perseguir objetivos. Es lo mismo que perseguir personas, porque son éstas quienen cumplen o no. Hay que perseguir, perseguir, perseguir y perseguir. En versión suave, hay que cuidar el jardín. Si no lo cuidas, se muere, te da la espalda.

¿Y qué propone Monderman? Lo dejo aquí como una lista confrontada. Lo resume en algo así como que: “la solución siempre ha sido el comportamiento social” (supongo que podríamos traducir por “cívico” también). Nos dice que:

  • Comportamiento orientado al tráfico = propósito único, uniforme, regulado, impersonal, predicible, orientación a los vehículos, anónimo, orientado hacia lo técnico
  • Comportamiento orientado hacia una “zona social” = multifuncional, diverso, definido culturalmente, personal, impredictible, con contacto visual, relacionado con lo social sobre todo.

No quería dejar pasar la oportunidad de agradecer la conversación de esta tarde con Bittor, Jon y Miguel, de Consonni S.Coop. Me han traído nuevas ideas que iremos desgranando aquí. Seguiré desgranando esta joya.

Technorati tags |

Share This Article

Related News

Planes de acogida… y planes de salida de las personas en la Administración Pública
La medición del valor social de una organización
Empresas interpretadas desde la teoría de sistemas

Sobre el autor

Julen

De la margen izquierda de la ría, en el Gran Bilbao. Estudié psicología y siempre me he movido alrededor de las empresas y las organizaciones en general. Con una pasión confesa: la bici de montaña.

(1) comentario

  1. Pingback: La obsesión por prohibir que gente en bici y a pie nos entendamos | Consultoría artesana en red

¿Quieres comentar?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies